Pulsa «Intro» para saltar al contenido

AZAGALA estuvo presente en la intensa y emotiva conmemoración del 50 aniversario de la Revolución de los Claveles

JOSÉ MANUEL LEAL/ FRANCIS NEGRETE

Fue una jornada de esas que quedan en la retina para siempre, un día de esos que contaremos a nuestros amigos, a nuestros hijos y nietos. Fue el 25 de Abril más emocionante de la historia: lo fue hace 50 años, cuando fue el 25 de Abril más justo, más necesario y más hermoso, y lo ha sido ahora, el pasado 25 de Abril, cuando se conmemoró el cincuenta aniversario de la Revolución que acabó con las guerras coloniales y que llevó la esperanza de un futuro libre y democrático a Portugal.

  Estos días hemos publicado artículos en AZAGALA de algunas de las actividades conmemorativas, como fue la interpretación por una banda de música de Santarem del himno de la Revolución, Grandola Vila Morena, y la actuación en la sede de la Asociación Salgueiro Maia de una prestigiosa soprano portuguesa, Rafaela Albuquerque, nieta del teniente coronel Carvalhao. Una “diosa capitana”, como la califica el coronel Andrade da Silva, presidente de la citada Asociación y otro de los destacados militares de la Revolución de los Claveles, quien estuvo al frente de los artilleros que desde lo alto de Almada apuntaba a la Plaza del Comercio para cubrir a Salgueiro Maia, que encabezaba la columna de blindados con las que se plantó en Lisboa tras salir a las 3 de la madrugada del 25 de Abril de 1974 de la Escola Oficial de Cavalaria de Santarem.

  Miembros del Colectivo Cultural Tres Castillos decidieron acompañar en esta jornada a Moisés Cayetano, a quien consideran en la Asociación Salgueiro Maia como uno más de los “capitaes de Abril” por su trabajo incansable de investigación sobre la vida del héroe de la Revolución, la publicación de la obra más completa sobre éste: “Salgueiro Maia. De las Guerras en África a la Revolución de los Claveles y su evolución posterior”, y su trabajo de investigación en general sobre ese movimiento histórico de los jóvenes capitanes de Abril.

 Gracias a Moisés se ha editado la única publicación que existe en la que escriben cuarenta personas, la mayoría de ellas protagonistas y testigos presenciales de aquel 25 de Abril de 1974, un libro, titulado “O meu 25 de Abril”, editado por la Diputación de Badajoz dentro de la colección O Pelourinho que dirige el propio Cayetano.

  Nada más llegar a la Escola de Cavalaria, donde nos esperaba el coronel Andrade, nos dirigimos a la enorme rotonda donde figura la estatua de Salgueiro Maia junto a un blindado que cubre su espalda, igual que aquel día histórico en el Terreiro do Paço, en Lisboa, cuando un tanque le apuntó directamente y ordenaron dispararle, orden que no quisieron cumplir los militares que no estaban adscritos a los revolucionarios.

  Allí estaban autoridades civiles y militares de primer rango; muchos capitanes de Abril, ahora ya septuagenarios o incluso octogenarios; Natercia Maia, viuda de Salgueiro y una nieta, además de un gentío que no quiso perderse este acto.

 Intervinieron varios, como el presidente de la Cámara de Santarem, un miembro del gobierno de la República, el coronel Andrade, que fue el más efusivo y el que levantó la voz reivindicando la figura de Salgueiro, la Revolución que derrocó al Estado Novo, la dictadura más longeva de Europa, y el que dijo que todos los presentes son ahora “capitaes”. También tomó la palabra Natercia, con quien ya tuvo el Colectivo Cultural Tres Castillos un encuentro y posterior comida en una excursión a Santarem con Moisés Cayetano de guía en 2022.

  Un momento muy emotivo acaeció cuando uno de los militares de mayor edad, cercano a los 90 años, alzó el puño con un clavel junto a la figura de Salgueiro Maia, a quien acompañó el 25 de Abril de 1974. La estatua se llenó de flores y junto a ella posamos la delegación que marchó a Santarem con Andrade da Silva y la propia Natercia.

  Al terminar los actos en esa zona, regresamos a la Escola de Cavalaria, donde se encuentra la sede de la Asociación Salgueiro Maia (ASM). Allí se izaron las banderas de Portugal y la suya propia con la imagen del héroe de Abril. Posteriormente, hubo una comida de hermandad con las autoridades, miembros de la comisión organizadora de las actividades de esa jornada, la asociación Salgueiro (en la que nos incluyeron a quienes viajamos desde Badajoz), la asociación 25 de Abril y todos los participantes en la conmemoración de esta fecha histórica, en total más de 400 personas. Un momento muy emotivo fue cuando la mayoría de los presentes, en pie, con un clavel en la mano, entonaron el Grandola Vila Morena, canción prohibida durante la dictadura del cantautor Zeca Afonso.

  Posteriormente, ya por la tarde, todos los actos fueron exclusivos de la Asociación Salgueiro Maia y estuvieron amenizados por el propio presidente, Andrade da Silva, un hombre de gran facilidad de palabra. Se presentó el libro “O meu 25 de Abril” y se agradeció especialmente a Moisés Cayetano el que hubiera conseguido que esta publicación fuera una realidad, dado que la asociación no dispone de suficientes fondos para hacer ese esfuerzo editorial. De hecho, Moisés es tildado en la obra como “cidadao do mundo, capitao de Espanha e de Portugal, benemérito, que permitiu editar este trabalho”.

  Intervinieron el propio Moisés, el coronel Andrade; Serafim Pinheiro, que fuera comandante de la Armada; Vitor Pássaro, mano derecha del presidente de la ASM y Celia Figueroa, miembro de la Unión de Resistentes Antifascistas de Portugal.

  Finalmente, se fue llamando uno a uno a todas las personas que han escrito en el libro “O meu 25 de Abril” y la mayoría dijeron unas palabras al público.

  Las actuaciones de Manuel Gaspar, que demostró sus buenas dotes de cantautor, y de la soprano Rafaela Albuquerque, quien ha cantado en la Ópera de Viena y en los principales escenarios del mundo, fueron realmente escuchadas con pasión y emoción.

  Para finalizar, se obsequió a los presentes con un Madeira de Honra, esto es un vino de honor de Madeira, de donde procede Andrade da Silva.   

  Para acompañar a Moisés, José Manuel Leal, presidente del Colectivo Cultural Tres Castillos, se había desplazado desde Barcelona con el fin de cubrir este reportaje junto a Francis Negrete, director de AZAGALA, pero también estuvieron presentes otros dos miembros del Consejo de Redacción, Esteban Santos y Elisabeth García. Se sumaron dos personas comprometidas que nunca faltan a los viajes a Portugal: Alfonso González, ex alcalde de La Roca de la Sierra y hombre muy apreciado en el vecino pueblo; Antonio Maqueda, uno de los fundadores del Sindicato del Profesorado de Extremadura (PIDE), y Roberto Negrete, un joven de 18 años muy inconformista y crítico que ve en la Revolución de los Claveles y en Salgueiro Maia un ejemplo de compromiso y lucha por un mundo mejor.

PORTADA: Estatua de Salgueiro Maia y blindado, en Santarem.

FOTO 2: Expedición de Badajoz en la estatua del héroe de la Revolución de los Claveles.

FOTO 3: Natercia Maia, viuda de Salgueiro, pone flores en la estatua.

VIDEO DE NATERCIA Y AUTORIDADES

FOTO 4: Moisés presenta la obra “O meu 25 de Abril”.

FOTO 5: El coronel Andrade, presidente de la ASM, y Moisés Cayetano entregan un ejemplar del libro editado por la Diputación a uno de los escritores en el mismo.

FOTO 6: Moisés, Vitor Pássaro y Andrade da Silva, con la soprano Rafaela Alburquerque.

FOTO 7: Andrade se dirige a los presentes en la sede de la ASM.

FOTO 8: Alfonso González hace un selfie con la delegación de España que asistió al 50 aniversario de la Revolución de los Claveles.

Impactos: 135

Sé el primero en comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *