Pulsa «Intro» para saltar al contenido

ADEPA denuncia el estado de deterioro en el que se encuentra el Castillo y hace una “llamada urgente” al gobierno regional para que “tome medidas inmediatas”

ADEPA (ASOCIACIÓN PARA LA DEFENSA DEL PATRIMONIO)

Enclavado en el corazón de Alburquerque, el Castillo de Luna, un testigo centenario de la historia de España, se encuentra en un estado de deterioro importante que ha suscitado la preocupación de nuestra asociación, ADEPA. Comprometidos con la preservación de nuestro legado histórico y cultural, alzamos la voz para denunciar la situación crítica en la que se encuentra este emblemático castillo.

   El Castillo de Luna, cuyos orígenes datan del siglo XIII, es una joya arquitectónica que ha sido testigo de innumerables acontecimientos a lo largo de los siglos. Sin embargo, a pesar de su importancia histórica, su estado actual es un testimonio de abandono y negligencia que, en nuestra opinión, constituye una afrenta al patrimonio cultural de la región.

  La preocupación de ADEPA se centra en varios aspectos críticos del castillo. En primer lugar, la estructura del edificio presenta evidentes signos de deterioro. Los muros, las torres del Homenaje y las murallas muestran grietas y desprendimientos, poniendo en peligro la integridad del monumento, así como a los ciudadanos que se encuentren en las inmediaciones de la fortaleza en el momento en el que se produzcan dichos desprendimientos. La apertura de grandes portillos en varios lienzos de muralla comprometen seriamente su estructura. Los merlones, elementos icónicos de las almenas, han desaparecido prácticamente, agravando la pérdida de autenticidad del castillo.

  ADEPA expresa una creciente inquietud debido a las lluvias del pasado año y las del presente, que podrían agravar el ya preocupante estado de deterioro del Castillo de Luna. Estas precipitaciones han provocado infiltraciones de agua en la estructura, acelerando el daño causado por la humedad. La combinación de agua y las condiciones de abandono existentes representa una amenaza aún mayor para la integridad del castillo. Además, la falta de mantenimiento adecuado ha dado lugar a la proliferación de la vegetación que amenaza con dañar aún más la estructura del castillo.

  ADEPA no solo denuncia el estado físico del castillo, sino también la falta de iniciativas para promover su valor histórico y cultural. La ausencia de un plan de conservación, restauración y promoción del Castillo de Luna es una afrenta a la rica herencia histórica de Alburquerque y de toda la comunidad.

  Nuestra asociación insta a las autoridades regionales a tomar medidas inmediatas para preservar este tesoro histórico antes de que sea demasiado tarde. Es vital que se destinen recursos y se elabore un plan integral de restauración que involucre a expertos en la conservación del patrimonio, historiadores y la comunidad local.

  Hacemos un llamado urgente a las autoridades regionales para que asuman su responsabilidad en la protección de nuestro patrimonio. El Castillo de Luna de Alburquerque es un símbolo de nuestra historia y cultura, y su deterioro no puede continuar sin respuesta. Es necesario invertir en su restauración y mantenimiento, así como promover su valor como destino turístico y educativo.

  La riqueza de la historia de Alburquerque merece ser respetada y preservada, y el Castillo de Luna es una parte fundamental de esa herencia. La acción es necesaria, y la voz de ADEPA es un llamado a la responsabilidad, a la acción y a la preservación de nuestra historia. Las autoridades regionales tienen la obligación de proteger este monumento histórico que, además, es un Bien de Interés Cultural. El momento de actuar es ahora, antes de que sea demasiado tarde

Impactos: 156

Sé el primero en comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *