Press "Enter" to skip to content

El Encuentro del cambio en Alburquerque

El Colectivo Cultural Tres Castillos, editor de AZAGALA, celebró su Encuentro en el salón principal del restaurante Machaco, en un acto que comenzó con la entrega de distintivos a las personas que hemos considerado más relevantes para conseguir el cambio social y político en Alburquerque. Fueron el presidente del Colectivo, José Manuel Leal, y Charo Ceballos, ambos miembros del consejo ejecutivo, quienes les fueron presentando y entregando las hermosas placas encargadas a Javi Blázquez.

Gutiérrez se dirige a los presentes tras recoger su distintivo

 Ante algo más de medio centenar de personas, el primero en recibir el distintivo fue el alcalde Manuel Gutiérrez, quien agradeció el gesto insistiendo en que la lucha por el cambio había sido de todos los miembros de su grupo, IPAL, así como de otras personas y colectivos que forzaron el derrumbamiento del régimen anterior. Insistió en la herencia envenenada que han recibido, pero aseguró que el gobierno local está luchando para que Alburquerque recupere el esplendor perdido.

Paniagua muestra su distintivo acompañado de Leal y Charo

  El siguiente tenía que haber sido Juan Carlos Prieto, pero este avisó poco antes de empezar la gala de que no asistiría por problemas de salud. Sí subió al escenario el edil popular, Luis Paniagua, quien recordó a miembros de su partido que trabajaron antes que él por el cambio, y pidió que subieran a compartir el distintivo dos de los que han luchado estos últimos años: Víctor Píriz y Manuel Arce. Y sería Víctor, recién nombrado Secretario General de Economía, Comercio y Empresas en el gobierno popular de Extremadura, quien hiciera el discurso más largo al recoger un distintivo que, como bien señaló Leal, es muy merecido por el trabajo sin descanso desde hace años del político del PP por derribar el vadillismo.

  Víctor Píriz, cuyo discurso escuchamos íntegramente en esta misma publicación, lo basó en comparar las situaciones que se han ido produciendo en Alburquerque con el cine. Empezó sosteniendo que al llegar a nuestro pueblo, porque su partido le encargó trabajar por sacar a la luz las irregularidades del gobierno de Vadillo, se encontró con “Torrente 2. Misión en Marbella”: “Un alcalde que se sentía un Dios y la corrupción campando a sus anchas”. Aseguró que la peor noticia para el PP fue la dimisión de Ángel Rasero, quien dijo basta tras soportar años de insultos y por el bien de su familia. Entonces, señaló Víctor: “me encontré “Solo ante el peligro”, en referencia a la oscarizada película con Gary Cooper y Grace Kelly. Y recordó cómo Vadillo fue condenado por amenazar a una mujer y, sin embargo, Pedro Sánchez le indultó y el PSOE le presentó como candidato. Ese día, señaló, “empezó El Golpe” el golpe que dimos nosotros”. Explicó que utilizaron una bala para acabar con Vadillo, aunque sabían que eso supondría también la propia muerte política del PP. Pero, añadió, “no podíamos tolerar que ese señor siguiera dirigiendo los destinos de este pueblo”, y así fue como impugnaron la candidatura del PSOE que encabezaba Vadillo y la justicia les dio la razón y aquel quedó fuera de la lista. Terminó citando una historia de amor, “Pretty woman”, la suya con Alburquerque, y trazó un paralelismo con el final de la película para decir que “eso es lo que Alburquerque ha hecho conmigo: salvarme”…

Intervención de Palomo tras recoger su distintivo.

  Tras él venía el turno de Juan Pedro Pulido, que no pudo asistir al encontrarse trabajando, pero que estuvo muy presente en la gala, dado que se recordó su lucha providencial para la caída del régimen. Su distintivo lo recogió Mari Carmen Martín, miembro del Consejo de Redacción de AZAGALA.

  Por su parte, Juan Antonio García Palomo insistió en que “se está sembrando el odio y deshumanizando esta sociedad”, y, siguiendo la línea de Víctor, señaló que la situación de Juan Pedro era como las que se retratan en “Los santos inocentes”, en la que el policía alburquerqueño “dio un paso al frente para defender su dignidad”. “Yo solo vine aquí a echarle una mano a un compañero como lo hubiera hecho con cualquier trabajador que me lo hubiera pedido”. Aseguró que “tenía que luchar para echar a los culpables de toda la mierda que había debajo de las alfombras de Alburquerque”. Dio las gracias a su sindicato, USO, porque le dio toda la libertad del mundo. “Hoy cuesta mucho encontrar librepensadores, cuando la mejor forma de ejercer la libertad es siendo librepensador”, aseguró, para añadir que: “Yo escucho a todos los que hagan falta, pero después hay que analizar toda esa información para sacar las conclusiones con las que ser coherente en todas nuestras decisiones”. Reconoció que ha tenido que “echarse a un lado de mi actividad sindical porque da asco la cantidad de intereses que hay detrás de la política y la presión que recibimos muchas veces por decir lo que pensamos”. Habló de que “sin libertad de expresión y de acción tanto sindical como social no vamos a ir muy lejos”. Por ello, pidió a los presentes que “luchéis por ser libres, por no tener ningún tipo de atadura, que le podáis decir a la cara a cada uno lo que pensáis y que también respetéis la opinión de los demás”. “En Alburquerque antes no se respetaban las opiniones de la gente”, añadió, y aseguró que no se le olvidará nunca la cara que le puso la alcaldesa a Juan Pedro cuando le vio en huelga de hambre en la puerta del ayuntamiento y no le dio ni los buenos días a un trabajador que solo estaba reclamando su salario”.

Mari Carmen Martín, con el distintivo de Juan Pedro Pulido

  Finalmente agradeció el premio a AZAGALA y a dos personas presentes en el acto por “ejercer la libertad de expresión desde los medios, Francis Negrete y Agustín Fuentes”. “Muchas gracias porque vosotros no os plegasteis y me echasteis una mano cuando os lo pedí para espolear al pueblo y tocar la fibra sensible de la gente, porque no solo se trataba de encender la mecha, como hizo Juan Pedro, sino que había que hacer explotar el barril, y lo conseguimos”. “Siempre llevaré un trocito de Alburquerque conmigo” señaló mientras se tocaba el corazón.

Francis, con la viuda y el hijo de Juan Díaz Rivero, homenajeado en la gala

  Posteriormente tuvo lugar la entrega del reconocimiento a Juan Díaz Rivero, que recogió su viuda, Rufi Méndez y su hijo Juan, en el momento más emotivo del Encuentro. Sería Francis Negrete, director de AZAGALA, quien habló de Juan Díaz con la emoción a flor de piel y leyó parte de un artículo del colaborador de la revista. Desveló un secreto que le confesó Juan Díaz, quien en todos sus artículos escribía en mayúsculas las últimas sílabas POR, AL y TO. Resultó que era su forma de decir siempre “POR ALburquerque Todo”.

  Posteriormente, Elías Cortés entregó a Jesús Martín, concejal de Cultura, su colección encuadernada de revistas AZAGALA que el escritor alburquerqueño ha donado a la biblioteca municipal. El joven edil de IPAL agradeció la generosidad de Elías y dijo que esta colección ocupará un lugar importante en la biblioteca porque la revista forma parte de la historia cultural de Alburquerque.

Elías entrega a Jesús Martín uno de los tomos encuadernados de AZAGALA que ha donado a la biblioteca municipal

  Posteriormente, tocaba el acto cultural más importante de la gala: la presentación del libro de Elías Cortés, “Las pertinaces dehesas”, acto en el que Francis resumió el currículum del excelente escritor alburquerqueño y Manuel Gutiérrez hizo un resumen realmente extraordinario de esta obra, trabajo concienzudo que le reconoció el propio Elías.

 Este acto lo publicaremos en un artículo aparte con el discurso íntegro de Elías Cortes.

Víctor, con Tina, alcaldesa de Fregenal de la Sierra

  Por petición del Colectivo, tomó la palabra Tina Rodríguez, alcaldesa de Fregenal de la Sierra, donde los vecinos votan mayoritariamente su buena gestión. Dijo que “había sentido como propia la resistencia de la que habló siempre Víctor”, y aseguró que le habría gustado ser alcaldesa de Alburquerque, “pueblo con mucho potencial y recursos, además de tener a gente maravillosa que va a levantar el pueblo con trabajo, ilusión y alegría”.

  El Encuentro terminó con una comida tan deliciosa como generosa en el mismo restaurante Machaco, regada con los grandes vinos Encina Blanca de Alburquerque, gracias a José Rivero Sudón, presente en el acto, quien ha sabido dotar a sus vinos de una reputación excelente y colarse en algunos de los mejores restaurantes de España, al tiempo que han obtenido premios muy prestigiosos.

__________________

PORTADA: Personas reconocidas por su aportación al cambio social y político. Mari Carmen Martín, miembro del Consejo de Redacción de AZAGALA, recogió el de Juan Pedro Pulido.

Impactos: 47

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *