Pulsa «Intro» para saltar al contenido

El castillo de Fuensaldaña y Alburquerque

José Manuel Leal

Os preguntareis a que viene este titular, pues bien, lo voy explicar con detalle.

Hace unos días, recibí en el buzón de correo electrónico de La Revista Azagala, un mensaje de la señora Laura Martín Ramos directora del Castillo de Fuensaldaña y del Museo de las Villas Romanas, gestionado por la entidad SODEVA (Sociedad Provincial de Desarrollo de Valladolid) perteneciente a la Diputación de Valladolid.

El motivo de dirigirse a la revista, consistía en solicitarnos si podíamos facilitarle el contacto del historiador Edward Cooper, puesto que había seguido su labor en todo lo que sucedió con el Castillo de Alburquerque en relación con la pretensión de construir una hospedería. Sabiendo que el Sr. Cooper significó una importantísima ayuda para que la asociación ADEPA consiguiera detener la aberración de tan monstruoso ataque al patrimonio del pueblo.

La persona que más contacto tuvo con el Sr. Cooper (y sigue teniéndolo) es nuestro amigo, colaborador y primer presidente del Colectivo Cultural Tres Castillos, Aureliano Sainz. Me puse en contacto con él, se mostró encantado y no tuvo ningún inconveniente en facilitarles los datos de contacto de Edward Cooper.

Laura Martín es muy conocedora de nuestro impresionante Castillo y de su entorno. En conversación telefónica, coincidimos que podríamos colaborar en asuntos que son de común interés.

Hay vínculos históricos entre los dos castillos; como es sabido, Don Alvaro de Luna acabo su vida ejecutado en la plaza de Valladolid el 2 de Junio de 1453.

Fue don Alonso Pérez de Vivero, contador mayor de Juan II de Castilla, quien para construir su propio castillo-palacio compró los lotes señoriales que conformaban Fuensaldaña, pero antes de terminar su proyecto fue asesinado por conjurar contra Álvaro de Luna.

Castillo de Fuensaldaña

El castillo de Fuensaldaña se construyó a mediados del siglo XV por la familia de los Vivero, propietaria también de un palacio en Valladolid con importante carga histórica, pues en él se firmó el compromiso matrimonial de los Reyes Católicos el 18 de octubre de 1469.

Fue don Alonso Pérez de Vivero, contador mayor de Juan II de Castilla, quien para construir su propio castillo-palacio compró los lotes señoriales que conformaban Fuensaldaña, pero antes de terminar su proyecto fue asesinado por conjurar contra Álvaro de Luna.

Las obras continuaron gracias al hijo de don Alonso, Juan de Vivero. Como consecuencia del apoyo a la reina Juana, el castillo fue confiscado por los Reyes Católicos y no retornaría a sus propietarios hasta 1490. En 1520 y como castigo por el asesinato de su esposa fue confiscado de nuevo al heredero.

La fisonomía del castillo es la típica de uno señorial, cuya torre del homenaje es visitable. Su estilo arquitectónico se corresponde con el de la Escuela de Valladolid, un modelo de edificación ampliamente explicado en el espacio didáctico que alberga.

Reforma interior del Castillo

La estructura del centro está formada por tres plantas:

  • Planta baja: en ella se explica el origen de los castillos, qué son las fortificaciones, cuándo comenzaron a construirse en la Península Ibérica, quién las mandaba construir y cómo se levantaban. Además, se puede admirar la magnífica exposición de fotografía Noches de piedras y lunas.
  • Primera planta: se plantean los sistemas de fortificación de la Península Ibérica y de Castilla, y cuándo se erigen en torno al Duero. Se define la Escuela de Valladolid a través de dos grupos de maquetas que relacionan las diferencias y similitudes de diferentes castillos representativos de este estilo.
  • Segunda planta: a través de diferentes recursos visuales, se recrea cómo eran las dependencias del castillo, y un estremecedor vídeo narra al visitante la leyenda negra de la familia de los Vivero, antes de finalizar la visita accediendo a las almenas de la fortaleza.

Este es un extracto de la página web de SODEVA, www.sodeva.es :

• La Sociedad tiene por finalidad la dinamización económica, cultural y turística de la provincia de Valladolid y de los centros que gestione, promocionando aquellas actividades que contribuyan al desarrollo económico de los municipios de la provincia potenciando la implantación y consolidación empresarial y, en consecuencia, el asentamiento de la población, a través de iniciativas generadoras de empleo y riqueza, desarrollando una serie de acciones:

  • Elaboración de estudios urbanísticos Elaboración de estudios urbanísticos.
  • Promoción del suelo Promoción del suelo.
  • Adquisición y preparación de suelo empresarial, industrial y comercial
  • Construcción de instalaciones industriales
  • Fomento, promoción y construcción de viviendas
  • Asesoramiento global a emprendedores y empresas (viabilidad de la empresa, temas de financiación, captación de subvenciones, prospección de mercados).
  • Establecimiento de mecanismos de financiación
  • Gestión de recursos y establecimientos turísticos y culturales
  • Promoción y fomento del turismo y actividades culturales • De esta forma se articula la puesta en marcha de una serie de acciones desprendidas del documento denominado ESTRATEGIA PROVINCIAL DE DESARROLLO en la que, mediante la acción concertada y decidida de las instituciones y agentes implicados, se concreta una estrategia de intervención adaptada al territorio provincial, estableciendo una serie de actuaciones capaces de generar empleo y actividad económica y basadas en los recursos endógenos de cada zona de la provincia.

Hemiciclo del Castillo de Fuensaldaña

Bajo el lema: “Tu Reunión de Empresa en lugares únicos” se encuentra una iniciativa encabezada por Sodeva y dirigida al sector empresarial con el fin de aprovechar determinados espacios dentro de centros turísticos y museos como lugar de reuniones.

ARTIS, el Castillo de Fuensaldaña o el Museo Provincial del vino son algunos de los emplazamientos públicos que ahora están a disposición de las empresas privadas para la celebración de eventos, encuentros y reuniones.

Esto solo son dos ejemplos de cómo se puede gestionar un patrimonio que, además de conservarlo, se puede hacer rentable para los intereses del pueblo.

Fuera de nuestro pueblo, las personas que conoce lo que tenemos, no entiende cómo no se ha sabido o no se ha querido aprovechar el potencial patrimonial que tenemos en Alburquerque, llegando al extremo de dejar que se vaya deteriorando.

Pido disculpas por haberme extendido tanto, pero mi intención no ha sido otra de hacer ver a quien corresponda, la comparativa de lo que se esta haciendo en otros sitios con un patrimonio menos importante que el nuestro, en cambio en Alburquerque, como siempre, la desidia y a verlas venir.

Fotos: web de SODEVA, Diputación de Valladolid

Impactos: 141

Sé el primero en comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *