Press "Enter" to skip to content

EL ÉXITO DEL CONTEMPOPRÁNEA DE OLIVENZA ESTÁ POR VER ANTE LA SOBREABUNDANCIA DE FESTIVALES EN TODA ESPAÑA

El diario El País publicaba un reportaje sobre la sobreabundancia de festivales en toda España llegándose a crear una especie de “burbuja” que puede explotar y hacer que muchos de ellos no sigan adelante. Tras la pandemia, este sector se ha desmadrado y ya ha provocado cancelaciones de festivales este verano.

 El citado periódico hablaba con Agustín Fuentes uno de los promotores más conocidos a nivel nacional debido a que lleva desde 1996 con Contempopránea y ahora ha emprendido, con mucho éxito, la aventura del Brisa en Málaga, con socios de renombre y apoyado por diversas instituciones públicas y privadas, además de ser un festival solidario.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  El País escribía lo siguiente: “Agustín Fuentes posee una de las trayectorias más longevas como promotor desde que fundara Contempopránea en Alburquerque (Badajoz) en el año 1996. El empresario recuerda la España de mediados de los noventa como “un erial de festivales”. Entonces apenas existían el Espárrago Rock en Granada, el Festival Internacional de Benicàssim, el Sónar en Barcelona o el Lemon Pop en Murcia. “Te podías hacer la ruta entera, pero no iba nadie: éramos los raros”, rememora Fuentes, sorprendido ahora por cómo “se ha pasado de la nada a lo exagerado”. “Se ha corrido la voz de que la gente quería fiesta. Ha habido un efecto llamada y el mercado se ha saturado: hay más eventos que público”, sostiene.

  Cree que el sector vive “una burbuja” de la que no se atreve a decir cuándo ni cómo explotará. Su festival —del 28 al 30 de julio— se ha trasladado a Olivenza por primera vez y espera vender unas 5.000 entradas, cifra pequeña comparada con las 115.000 personas que han acudido al BBK Live de Bilbao o el medio millón que acumuló el Primavera Sound en sus diez días”.

   El caso es que la agenda está repleta durante el verano, pero incluso festivales en ciudades grandes como Fuengirola se han cancelado. Sus impulsores enviaron un comunicado en junio que resumía las claves de lo que está ocurriendo en el sector: costes de producción “incrementados a niveles nunca vistos”, “falta de personal” y también de público. “La respuesta por parte de los asistentes ha sido limitada en comparación con otros años normales, algo que se está viendo en otros muchos eventos”, aseguraban los organizadores.

  Con todo esto, el resultado del primer Contempopránea de Olivenza están aún por ver. La venta de entradas anticipadas fue bien, pero no suficiente para alcanzar las 5.000 que espera Agustín Fuentes, y hay que tener en cuenta que el espacio donde se celebra el festival en la ciudad oliventina es muchísimo más grande que Las Laderas, donde el público está muy concentrado dada la estrechez del paseo.

  Alburquerque podría haber seguido con un acontecimiento que daba una imagen extraordinario al pueblo de modernidad y generaba ingresos muy importantes, pero la gestión nefasta de los gobiernos anteriores dejaron entre tantas desgraciadas herencias la pérdida de Contempopránea. 

Impactos: 72

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.