Press "Enter" to skip to content

El momento de que Alburquerque convoque a Alburquerque

  “Estamos en ese momento en que todos debemos reflexionar ¿qué es lo que queremos para nuestros hijos o nietos? No hay ninguna razón para esperar más, ni tampoco tiempo, ya lo hemos visto, las instituciones no van hacer nada”.

GRUPO DE TRABAJADORES MUNICIPALES

Queda menos de una semana para la esperanza o para la constatación de que aquí no pasará nada si no se exige. Cuesta aceptar que esto continúa como si no fuese suficiente todo lo que ha pasado, pasa y está por pasar.  Injusticias tras injusticias, violación de derechos, despidos por despechos, utilización del dinero público para su particular ajustes de cuentas, con juicios que tendrá que asumir económicamente Alburquerque (si lo paga el Ayuntamiento lo pagará Alburquerque, como todo). Residencia cerrada, otra sin calefacción, embargos, impagos, arrogancia, dejadez de funciones, desidia y más desidia. Ya hemos pedido el dinero de todo un año al OAR… ¿El mes que viene qué pedirán, otro préstamo?

Es cierto que aún hay alguno y algunas que se han sumado y quizá se sumará a su desgobierno… Desconocemos y no entendemos la razón pero esa es la realidad. Es tan real como la situación en la que nos tienen.

Quizás sería el momento de que Alburquerque, en el ejercicio de su derecho, a la vez que de su obligación, se personara en la calle para pedir la DIMISIÓN. Juntos, unidos y libres luchando por Alburquerque.

Sin la convocatoria de un colectivo concreto, ni de un partido político o un grupo. Ha llegado el momento de que Alburquerque sea convocado por Alburquerque.

Estamos en ese momento en que todos debemos reflexionar ¿qué es lo que queremos para nuestros hijos o nietos? No hay ninguna razón para esperar más, ni tampoco tiempo, ya lo hemos visto, las instituciones no van hacer nada.

Parece que el precio a pagar es demasiado alto, les resulta más barato y cómodo dejar que Alburquerque se hunda en la miseria a la que nos han llevado. Sólo nosotros podemos, solo nosotros y cuando decimos nosotros, decimos EL PUEBLO DE ALBURQUERQUE. Tenemos el derecho y la obligación de hacerlo.

Es tiempo de buscar un futuro mejor y recuperar la dignidad como pueblo, es nuestro deber.