Press "Enter" to skip to content

Máxima expectación y tensión ante el pleno histórico de mañana

Mañana se celebra un pleno que puede ser histórico dado que el gobierno local necesita un nuevo concejal para impedir que Murillo y Vadillo se queden sin sueldo, lo que aceleraría la caída del régimen, y necesita tres nuevos para que no se liquide la corporación y tome las riendas del ayuntamiento una gestora, lo que sería la solución más rápida para la situación dramática y gravísima a la que unos irresponsables han llevado a Alburquerque.

Vadillo, cuya única obsesión es el poder, está presionando para que se inmolen con él nuevas personas, como lo hicieron ya Inmaculada Becerra y Juan Cordero. Lo que no les dice Vadillo es la grave responsabilidad que han asumido esos dos nuevos concejales y asumirán todos los que se decidan a entrar, tanto en aspectos legales como en su propio patrimonio personal. Y hay un precedente, como vemos en la portada de esta noticia, cuando el alcalde Juan Viera fue condenado a devolver el dinero de la deuda del ayuntamiento, entonces de 313 millones de pesetas, y hoy de 16 millones de euros, esto es, 2.656 millones de pesetas.

La diferencia es que, en aquella época, los propios concejales de Viera, al ver la ruina a la que conducía su gestión, le hicieron una moción de censura y le echaron de la alcaldía, quedando libres de responsabilidades, pero los actuales ediles de Murillo podrían tener problemas graves en este sentido.

La expectación es máxima y mañana vendrán al pleno muchos medios de comunicación y varias cadenas de televisión, a las que Murillo no les podrá impedir el acceso al pleno como ha hecho con el público, como si pudiera ponerle puertas al campo, como si eso le sirviera para salvarse de la que ella, su mentor, y sus concejales tienen encima. Al tiempo…

Impactos: 0