Press "Enter" to skip to content

Trabajadores engañados, familias penando, un pueblo secuestrado…

COMUNICADO DEL GRUPO DE TRABAJADORES MUNICIPALES

“A los dos nuevos concejales solo les decimos que desconocemos los motivos que les han llevado a tomar esa decisión porque, inexplicablemente, no lo habéis expresado aun públicamente”

Es indudable que tras los cortes de carretera del pasado día 11 de noviembre ha crecido la repercusión mediática regional y nacional por el drama que sufrimos los trabajadores municipales, la desoladora imagen que transmite el pueblo, y los aires de cambio que se vislumbran. Nuestro mensaje de desesperación ha calado aún más en la sociedad, remueve más conciencias, excepto las de los culpables de esta situación, las de la alcaldesa de Alburquerque y sus adláteres.

Seguimos trabajando, pero sin cobrar las últimas 11 o 12 nóminas, y pidiendo la intervención financiera del Ayuntamiento, o cualquier otra medida que facilite el pago a los trabajadores. Vara circunscribe su propuesta a la dimisión de Murillo, aun sabiendo que eso no va a ocurrir. Hasta el Gobierno de España en la voz de la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno de España, Isabel Rodríguez, se refería a Alburquerque de forma contundente. “Es un hecho anómalo, único y excepcional en nuestro país, por lo que el Ministerio de Hacienda lo tiene en su agenda de trabajo para dar una respuesta a los vecinos y a los empleos públicos que dependen de este Ayuntamiento”. Lo dijo también la vicepresidenta extremeña. Pilar Blanco-Morales en la Asamblea: “En el momento que dimita la alcaldesa se activará una gestora y comenzará la recuperación de Alburquerque, comenzando con el pago a los trabajadores”. La verdad es que las palabras se las lleva el viento y que ya nadie se acuerda de aquella propuesta prometida por componentes del PSOE para pagar de urgencia a los trabajadores. Ahora sabemos que fue una cortina de humo y que la única solución es que una gestora designada por la Diputación de Badajoz tome las riendas del Ayuntamiento e implemente un plan económico-financiero, un plan de ajuste, que ponga orden en las cuentas del municipio.

No es admisible que las ambiciones personales, el ansia de poder y los intereses ocultos, lastren por más tiempo a todo un pueblo, que la sinrazón del equipo de gobierno, con sus incompresibles dos nuevos componentes, esté por encima de los derechos laborales, pisoteando a tantos trabajadores. Una vez más pedimos a Marisa Murillo que dimita, que en un ejercicio de responsabilidad lo deje, que sea su último servicio a Alburquerque, su dimisión. ¿Les parece poco el daño causado? Está claro que no están en condiciones de dar la vuelta a la situación, de revertirla, por lo que, de nuevo, les pedimos que den paso a otros y no mancillen más el nombre de nuestra histórica villa.

Murillo, tú y los tuyos ya formáis parte de nuestra historia más ruinosa, la de un rotundo y descomunal fracaso que nos mantiene paralizados. Mantenéis secuestrado a todo un pueblo, porque sí, ganasteis las elecciones (bajo unas siglas que ahora os repudian) pero no para esto, sino para gobernar en democracia, con solvencia y transparencia.

Una vez agotados todos los plazos, se os ha ofrecido como solución más rápida la dimisión, porque la intervención llevaría más tiempo, y puesto que todo indica que las cuentas ya no os salen al tándem que deshonra a nuestro pueblo, ha llegado la hora de facilitar la reconstrucción de Alburquerque, que una comisión gestora asuma la tutela del municipio.

La corporación municipal de Alburquerque la componen trece concejales y actualmente cuenta con nueve. La oposición (IPAL y PSOE) alberga esperanzas en que el grupo gobernante no alcance los siete ediles necesarios, una vez que se agoten sus posibilidades tras correr hasta el final la lista del PSOE, partido ganador en las elecciones locales de 2019 con nueve ediles. Llegados a esa circunstancia la oposición dimitiría en bloque y se disolvería la corporación al no sumar el grupo gobernante los indispensables siete componentes, es decir más de la mitad de la corporación.

Dada la situación de extrema gravedad que atraviesa el municipio con una deuda de al menos 15 millones de euros, que triplica el presupuesto anual del ayuntamiento, y con una fractura social importante, los vecinos esperamos algún movimiento para comenzar a restituir la cordura y comenzar la recuperación que acabe con la actual crisis económico-social y político-institucional.

Mientras tanto, los medios nacionales siguen acercando a sus lectores, oyentes y espectadores la cruda realidad de Alburquerque: El Mundo, El Confidencial, La Sexta, Antena 3, El Diario.es…”Esto no pasa ni en África”, decía un tertuliano de Cuatro TV en referencia al caso Alburquerque, mientras que otro en TVE opinaba que “se ha llegado hasta aquí por el clientelismo y la compra de votos”.

La última ocasión que la crisis de Alburquerque fue carne de cañón de los medios de comunicación nacionales, en Antena 3 Noticias, la periodista llegada a la localidad fue recibida en el ayuntamiento por la alcaldesa, quien accedía a ese encuentro, pero sin cámaras por medio. La regidora le expuso un lacónico “estamos buscando soluciones”. Ante los problemas se plantean soluciones, pero ocurre que en este caso el principal problema es ella y su equipo con el agravante que el tiempo es implacable y sigue jugando en contra, cuanto más siga ocupando el sillón de presidenta municipal más difícil, penosa y duradera será la recuperación.

A los dos nuevos concejales solo les decimos que desconocemos los motivos que les han llevado a tomar esa decisión porque, inexplicablemente, no lo habéis expresado aun públicamente. Seguís la línea de vuestros líderes, la falta de transparencia, el silencio, eso que no pasa en ningún lugar y aquí habéis normalizado. Estáis colaborando en prolongar el caos, no hay excusas, no podéis obviar la mayor; la ruina que somete a Alburquerque y que nos afecta directamente a los trabajadores e indirectamente al resto de un pueblo que languidece.

Los trabajadores nos sentimos engañados porque los días pasan, hay que seguir pagando facturas, y nadie sabe a ciencia cierta cuando va a terminar esta pesadilla. Gracias a la solidaridad mostrada por los compañeros empleados públicos de Pinto (Madrid) llegará el día 17 la ayuda en forma de alimentos y productos de higiene personal, como también llegarán juguetes de donantes anónimos, y desde el sindicato USO, quien organizará en las puertas de la Asamblea de Extremadura una recogida de alimentos y juguetes el próximo 14 de diciembre. Toda la ayuda que llegue se agradece porque se acercan las navidades y en las casas de algunos de nosotros ya se carece de lo más elemental.

“Alburquerque no se lo merece”, vociferamos en la carretera, y una semana más clamamos, pedimos con todas nuestras fuerzas, la unión de Alburquerque para poner fin cuanto antes a este disparate, que nos afecta a todos, a los trabajadores y trabajadoras como grandes damnificados, pero también al resto de vecinos, de todas las edades, profesiones, ideologías y condición. Por nuestra parte, que nadie dude del compromiso de este grupo de trabajadores en la defensa de sus derechos y por un Alburquerque mejor. No nos hemos rendido en todo este tiempo y no lo vamos a hacer, seguimos trabajando, luchando, resistiendo, proponiendo nuevas y contundentes acciones, porque no podemos renunciar a lo que nos pertenece y nos niegan.