Press "Enter" to skip to content

Por un puñado de votos

PABLO MÁRQUEZ

Es lamentable el oportunismo que tienen los políticos en general, y en particular en este caso los de Vox. Como decía ayer en un extenso escrito del que no quito ni una coma, pero si pondría alguna cosa más visto el rumbo que de ayer a hoy ha tomado esto, no soy político, no conozco la ley por la que se rige la Junta de Extremadura, pero creo, sin temor a equivocarse, que ningún partido que esté fuera de ella puede realizar peticiones ni llevar propuestas a la Asamblea. Siendo así, de qué habla este partido, qué pretende si no es “apuntarse un tanto”. A qué viene ahora el decir que son ellos los “buenos’

Qué mala costumbre tienen casi todos los políticos, de todos los partidos, de “colgarse medallitas’ para intentar arrancar un puñado de votos.

Aquí un ejemplo claro.

Así lo veo, y por ello me cabreo. No es momento de “echarse flores”, ahora toca solucionar un problema laboral que está haciendo daño a mucha gente, hay que intentar arreglar los problemas económicos que tiene nuestro ayuntamiento, hay que gestionar bien nuestros ricos recursos, hay que dar un giro radical a una forma de gobierno obsoleta, inviable y caduca.

Pero ni Vox, ni PP, ni PSOE, ni Podemos, ni Ciudadanos deben intentar erigirse en “salvadores”, aquí, en estos durísimos momentos, lo único importante, lo único a tener en cuenta es trabajar y hacer lo posible por devolver la tranquilidad, la justicia, la democracia y el bienestar al común de los vecinos de Alburquerque. Solo los vecinos de Alburquerque somos los importantes en este caso, ustedes están a nuestro servicio para garantizar nuestros derechos democráticos. Los políticos deben trabajar para los vecinos, para eso fueron elegidos, para eso cobran.

Las elecciones serán en 2023, ahí es donde los partidos políticos deben presentar sus programas electorales para convencer a los alburquerqueños; yo les aconsejaría que fueran realizables, mientras tanto hagan el favor de no utilizarnos para sacar rédito político a nuestra costa, ni intenten buscar “su minuto de gloria”.

Estamos cansados de sus artimañas.

¡¡¡Ya está bien, ostias!!!