Press "Enter" to skip to content

Cartas emponzoñadas (XVII)

ANTONIO L. RUBIO BERNAL

 

Puerto de Albahacar, casi en verano 2021

¡Hola, Rosita de mis anhelos! ¡Qué bien lo pasé en Portugal con vosotras! ¡Qué detallazo! ¡Qué sabroso todo lo que pediste en ese portugués tan suave que você fala!; ¡aquellos entrantes!, con “zapatona” incluida (¡qué rica!); ¡aquel arroz de cuchara!; ¡aquellos dulces! ¡Qué bomba blanca me pusieron! Gracias, Rosita, por tu convite; ahora bien, lo que menos me gustaron fueron dos cosas: primera, fuiste dándole “caló” al coche de lo lindo, haciendo gala de tu habilidad al volante; Carrión ni lo vi, el cruce de Valdeborrachos lo mismo y Chandavilas ni te cuento.  Y segunda, las “libertades” que te tomaste hablando de tus “cosas”; estaba yo presente, y él es mi nieto, más que te pudiese pesar.

En el poco tiempo gastado juntos comprobé lo que más me llenó de complacencia: sigues igual de “ilusioná” con tu ensueño, ser profesora (¡qué bien!), aunque un poco más espinoso ahora teniendo que hacer frente a la empresa. ¡Cómo encajaré yo lo mío, ser bisabuelo!; si será el cielo quien se baje a mis pies o seré yo quien me suba a sus nubes. Hasta lo temo, y más con este “cuadro” que tenemos entre las familias; que no nos hablan. Hasta que el momento llegue, seguiré en esta piel “desgastá”, viviendo en esta casa “colmá” de intimidad, agobiándome la soledad que me desborda, y como único consuelo, tus epístolas.

¿Te suena lo de “en La Codosera las cosas son de otra manera”? Nosotros, como la canción: “de los árboles frutales me gusta el melocotón y de los reyes de España, Alfonso de Borbón”, que deviniese en “de los árboles frutales me gusta la zarzamora y de los republicanos, Niceto Alcalá Zamora”. Esperpéntica realidad deformada, mixtura cómico-dramática, en cuanto a quienes ostentan el poder y sus consecuencias; culmen del adefesio que vivifica la máxima deshumanización, parodia de lo impresentable de gobernantes cariñosos sólo con la veta del “Sanparamí”.

 ¡Qué poco tiene  que ver Puerto actual con la histórica República en lo cultural, libertades, participación ciudadana, desarrollo…! Me río yo.  “La Reina del Chimpuneo”, la excelsa CPOP, que los jóvenes tanto amáis y tan adorada por extraños que en su mismo seno la quisieran, a la postre, la que metió dinero a espuertas, se pierde por culpa de “El Templo de los osados deudores”, por no abonar lo percibido desde hace años a los organizadores. Pero hay más, vamos que si lo hay; la masa, con más miedo que Carracuca, no apoya la causa de los trabajadores “adeudaos”; aquí reina la insensibilidad, como en el medievo, ante la desgracia del familiar o paisano, por miedo a unos “gerifaltes” que enarbolan en palabras y hechos su falta de porvenir político, que confinan a cal y canto los plenos, que debieran ser públicos, por miedo no a la Covid (contra ella hay medidas) sino a que la gente se entere de sus cambalaches; y, por si fuese poco, con nada que desarrollar, ascienden al causante de tanta desdicha, cuita, ruina y desesperación (permitan, el mismo que fuese promotor de magnas firmas ruinosas que por aquí pasaron, entiéndase, Joyasol, Bicinatura, etc., etc.), a no sé qué y no sé cuánto, sin faltarle de “na”, con parné y seguridad social, para desempolvar su plan que no es otro que como la Acctal “na” ha hecho, “na” hace y “na” hará, aquí estoy yo, con gran experiencia en principiar para no acabar, apalabrar para no pagar y callar bocas sólo con maquinaciones. Mira Rosita, que tú estarás muy formada -como dice mi amanuense de hoy que no es otro que mi “único” nieto; se nota, ¿verdad?-, pero los de aquí también vemos, y de eso nos creemos la mitad, y de lo que no vemos, no nos creemos “na”. “Bolsas” de esto y lo otro… ¡de basura!; si no hay ni para afrontar la digna liquidación del desempeño, cómo meternos en más; ayeres que emigran no como las aguanieves sino que vuelan como halcones. Y ellos, los “mascas”, los que sí perciben, y cotizan, sin atender a sus faenas propias, gobernar para el conjunto de la población. Bien hizo IPAL en plantarlos. ¡Cuánto lo celebré, Dios mío! ¡Anda y que les den, desvergonzados!, que si no fuese por la política dónde irían, qué serían…, y mientras tanto, el pueblo agoniza, desfallece, muere; por no tener, carecen hasta de la valentía necesaria para dar las explicaciones democráticas debidas. Así que dices tú… si algo de dignidad quedase, ésta debería llevarnos a la denuncia permanente, a la protesta constante, a la manifestación decidida, plantarnos por ciento y un año hasta lograr derribarlos pacíficamente.

¿Pero qué tenemos entre nosotros? Mucho puertoalbahaqueño entregado al ocio, rindiendo culto a la holganza y preocupado sólo por aquello que pudiese venir de “La Casa de los Truenos” o “Mansión del Silencio”. Han cambiado los tiempos, sí, y no es que quiera yo remontarme a la época de Luisa “La Bernala”, que metiese a su prole en el cuartiche oscuro y encendiese velas, los pies “pa ‘rriba”, y a rezar a Santa Bárbara Bendita hasta que la tormenta pasase. No, aquí los jóvenes no son conscientes de la ruina que nos abraza y mece, que la gestión de Puerto pareciese una canallada sin que nadie se coscase, incluso vecinos -pregúntale qué piensa al “Vástago Castrista”-, intimidados por quienes mucho tienen que callar, habitando entre nosotros gente sin ilusión de vivir, niños viendo cómo sus padres sufren y penan por no recibir su salario mientras que el “ex”, con sonrisa en labios, frecuenta los bares como si nada ocurriese, como si todo lo triste no fuese con él, esperando que el movimiento “Resistencia”, agotado, abandone. ¡Verdes las han “segao”! Nosotros como las cometas, elevándonos contra, nunca a favor.

Antes de dejarlo te diré que la razón de la ayuda de tu “ex” no es otra sino que Mari, “La Chica de Oro”, no podía venir hoy; y para que lo sepas, flor de bondad, después me ha pedido que cuide tus cartas como si fuesen la cartilla del banco. No te enfades, por favor; el resto es todo de mi cosecha. Te dejo; hablar de Puerto provoca en mí lágrimas que corren como las aguas de la ribera de Carrión. ¡Anda y que le den a “too” este barullo que me tiene loco! Muaks de esos te mando una banasta y tú te los repartes como quieras y por donde te dé la gana. Lo mejor, de quién si no, de Ramiro.

Monsaraz, tocando el verano de 2021

                Hola, Sr. Ramiro; eu comemoro que gostei do meu segundo país. ¡Anda, que no fue tanta la velocidad! Lo que tanto le gustó se llama “Zapateira”, y el postre “Molotov”; y respecto a nuestra conversación expresarle que no debemos enmascarar con aditivos aquello que debe ser natural entre las personas; a ver si antes se quemó en la hoguera por ser diferente y ahora se va a reprimir nuestra libertad de expresión. Lo nuestro fue una relación ardorosa y como tal se la reflejé a mi amiga; y si lo hice fue porque ella se interesó, pues no soy yo de ir contando mis intimidades. O que alguém se importa? Pero decir que era su propio nieto quien reconocía que yo le excitaba de tal modo en la cama que él no tenía otra meta sino satisfacerme plenamente, no lo veo nada malo. Además, ¿qué de perverso tiene reconocer que era yo quien siempre le montaba con la ilusión de que en plena excitación me gritase: ¡Galopa…!? Por qué devo me conter? Siempre que he hecho el amor ha sido pensando, embriagada por su fuerza y los efluvios de su perfume corporal mezclado con Abercrombie, que aquel podía ser mi último orgasmo. Si le soy sincera no tuve problemas en considerarme su odalisca con un único pensamiento en mente: “El deseo infunde pasión y ésta lleva al amor”. En mis relaciones, confieso, siempre he dejado de pensar y proceder conforme a los deseos de mi carne, siguiendo los dictados de la sangre, sin prejuicios ni ideas preconcebidas, dejando que sea éste, mi cuerpo, quien decida por mí. Cada relación es única, aunque la mía a final mire cómo concluyó: “una cuida la viña, otra se la vendimia”.  Pero no se lo pierda, todo esto lo confiesa quien de joven pensaba que lo antinatural era la monogamia.

¡Como debe cheirar bem o seu pátio! ¡Aquella intensidad de perfume a jazmín! Es lo que más recuerdo de su bonita casa. Aquel atrayente aroma a flores que comenzaba cuando la luz del atardecer declinaba; pero, por favor, no sufra tanto por la Villa, usted ya está mayor; fíjese en mi padre, se marchó a Almada y nada quiere saber de las cosas salvo la información que yo tenga a bien darle. Yo, aunque cargada de trabajo, pues el curso llega a su fin y debo entregar dos tareas, una sobre “Economias comparadas dentro da UE” (¡imagine o que posso dizer sobre a Espanha!) y otra sobre “Formas de financiamento com moedas extracomunitárias”, centrado en la libra, con la opción de hacerlo en inglés (puntúa más), aún saco tiempo para reflexionar sobre la Villa y sus finanzas, donde veo que al “ex” se le apagó la estrella y la “acctal” sigue sin lucero. ¡Qué alcaldesa erigieron, por favor! Como usted señaló en su obra: “ni en el día del destape del despilfarro habrá remordimiento de conciencia por todo el mal causado”; pero qué lejos queda aún “el día del apocalipsis local, del peo municipal con voladura aérea” (me encanta su expresión). Eu te disse no seu dia e repito hoje, gestionar sin tener en cuenta la escasez lleva impepinablemente a la miseria (o que aconteceu). Pregúntele a Píriz, que de eso él también sabe; bueno, y su nieto. Una gestión pivotando sobre la mentira, el descuadre, sin norte ni ajustes… lleva a un escenario sin precedentes, el actual. Mas ahí está, sin vergüenza torera para reconocer que su capacidad de maniobra financiera es cero, y sin pedir perdón por su incapacidad de prestación de servicio público. ¡Qué bien nos lo recordó Muñoz Molina, “en ningún otro campo profesional se puede llegar más lejos careciendo de cualquier cualificación, conocimiento o habilidad verificable”! Vergüenza debiera darles, una convivencia totalmente deteriorada, como você enfatiza, un gobierno ineficaz donde la máxima titular reconoce públicamente que ha contratado al “artífice del descalabro” para que resuelva los problemas, que te entran ganas de echártela a la cara y espetarle: “¿para qué está usted ahí; para verlas venir y cobrar por ello?” Esto dista mucho de ser como la República, para o qual você volta, que un simple reloj le costó el cargo al Presidente Lerroux. En la Villa se ha perdido todo, hasta la rica sociodiversidad de la que gozó; mucha gente mantiene a raya a otros tratando de evitar por todos los medios mantener relaciones. ¡Desajeitados é o que somos! Aún no hemos concluido que para convivir es necesario asumir que cada uno tiene su verdad y que la verdad absoluta está fuera de nuestro alcance. La Villa se ha encargado de desvelarme, e eu digo isso com vergonha, su verdadera pobreza en sabiduría, no ha sabido ni siquiera elegir al regente apropiado, dejándose guiar por el engaño. ¡Lejos queda la dignidad política al reconocer públicamente y sin complejos (com a coragem que as mulheres têm)  la incapacidad de gestión y cobrando por ello de unas arcas arruinadas! E a coisa mais triste, está llegando la desolación a la gente por el abandono u olvido al que nos vemos sometidos por parte de la Junta, de la Diputación, del PSOE e incluso de los pueblos vecinos; los últimos, por nuestro mal pagar a la mancomunidad; los penúltimos, por el lavado de cara que quieren hacer, sin asumir nada de lo mal hecho; la segunda, por los anticipos y con darle la patá Charlot cumplió; y la primera, porque es una deshonra la forma de proceder que han tenido los mismos suyos teniendo esta Villa como está, cargadita de débitos y sin capacidad de prosperar. O panorama é qualquer coisa; de verdadeira vergonha. La democracia en la Villa pareciese terreno propicio para los mediocres, carentes de fe en el progreso y gustosos de recibir dádivas sin cuestionamiento de derecho; lo que deviene llanamente “volver al medievo”.

                En fin, eu nunca poderia imaginar a surpresa de hoje, leer aquello que él dictase, tras el beso que me lanzó por los aires la noche del sábado enseguida que me vio, acercándome después, gentilmente, un Tanqueray Gin y sin dejar de aprovechar la proximidad para hacerme un guiño de ojo que aún permanece en mi retina. E então você diz, não vai mudar na vida. Y a usted, muy agradecida por el banasto de besos enviados. Yo le mandaré sólo dos, uno para cada mejilla, no sin antes manifestarle que el tiempo gastado en mi última visita a la Villa devino inolvidable, créame. Gracias, gracias y mil gracias por todo su cariño, su humildad, su prudencia, su amable sonrisa… eu também me sinto honrada como se fosse sua neta. Muak, muak y hasta siempre, de quien no le olvida, su Rosita la Portuguesa.

P.D.- Mi padre dice que va siendo hora que haga las paces con Poliana, que ambas estamos condenadas a vivir junto a él, pero la verdad, jamás le he declarado la guerra, prueba de ello es que me fui a vivir a Monsaraz con mi prima Filipa sin importarme recorrer al día noventa kms; eu simplesmente não aguento isso. ¿Razón? Relações pessoais, y sólo con recordar lo que pretendió hacerme con la herencia de mi madre me pongo de los nervios; vamos, que no se lo perdonaré jamás, como a su nieto; eu sou muito meu pelas minhas coisas e pelas da minha linhagem.