Press "Enter" to skip to content

A mi maestro, don Ramón María del Valle-Inclán, por todas sus enseñanzas sobre el esperpento

No es complacencia, mejor satisfacción mutua, Antonio L. Rubio Bernal.

Acto I, Escena primera.

Ramiro y Rosita frente a la pantalla del ordenador; al primero, en camiseta Abanderado, de sisas que vendía Adrián, sin peinar, le auxilia “el Vástago Castrista”. Al fondo un cartel que indica: ¡El Alburquerque en que creemos! La segunda se vale por sí misma, en chándal, bien acicalada, relamiendo un helado de cucurucho.

Ramiro.- ¡Cuidadín, Rosita (ITA), cómo tenemos a Puerto por culpa “del par d ‘ellos”, los sin coscarse! Y les gustaría presentarlo en FITUR. ¡Válgame Dios! Léeme La Proterva, anda, que hoy tenemos la suerte de vernos las caras. ¿Y cómo dices que le llamáis a estarnos viendo?

ITA.- Videoconferencia, Sr. Ramiro (IRO), videoconferencia. ¿Qué le recuerde qué? ¿Las “majóricas” locales?

IRO.- Sí, sí, las de primavera, como las patatas, aquellas que anuncien la proximidad del “peo” local con voladura. Primero, la del alumbramiento sin rastro en la LBRL.

ITA.- Nada del otro mundo, que ella, nuestra gerifalte acctal, ha tenido a bien el ascenso veloz, obviando concurso de méritos, si alguno hubiese, del “ex”. Al día de hoy, por arte de birbiriloque, convertido en Asesor, Coordinador… e incluso Director General de un equipo de gobierno al frente de un ayuntamiento de pueblo chico, sin recursos, sin ideas y ni siquiera con capacidad de mínima gestión.

IRO.- ¿Pero cómo? No me lo puedo “ni de creer”; ¡quién osase decirlo de semejante “team”! De ellos, que narices no tienen de tanto vérselas.

ITA.- Pues tal como por sus oídos escucha. Y eso de lo que se ve, que de lo que no se ve mejor ni imaginarlo. Escuerzos, quirópteros, gusarapas…

IRO.- Del manual “Uso de las puertas giratorias”. ¿Y para qué se necesita semejante cargo aquí si no es para hacer más solemne la “ventosidad”?

ITA.- Pregúntele a ella, a mí que me registren; yo si la veo le espeto: ¿Y usted para que está ahí, pa ‘verlas venir y cobrar por ello? Para tal viaje no es menester alforjas.

IRO.- Con olor a chamusquina, ¿se sabe algo de sus quehaceres y obligaciones o todo es por gracia de la susodicha?

ITA.- Pues sí, pudiera tener razón y deviniese como un buen “torrao” de garbanzos guisados de esos a los que nos han acostumbrado desde illo tempore. Pienso, a bote pronto, que se ha jugado hasta con la ley, con la consiguiente posible cola que el asuntó traerá, aunque alguno con referir “balbuceos legales” (créame, jamás escuché semejante término y motivos haylos), salvan escollos.

IRO.- Sí, sí, ríete tú de las zapaquildas y no corras; ellos cobrando, cotizando, mandando y demás “ando”, y nosotros tragando, acatando, llamándoles incapaces, incompetentes y demás “entes”; y mientras tanto, los trabajadores, comiendo chinas del río por no quedar más remedio que seguir el régimen Futur y Puerto anestesiado, lelo, moribundo. Deviniese como “bajo los efectos de una bomba fétida”.

Rosita, ya sin helado, hace una pausa, abre otra pantalla y le increpa…

ITA.- Al parecer, la cosa se pone interesante, dos de sus concejalas (aquellas que alegremente anunciaron que cesaban pero que volvieron a ejercer el voto a favor del presupuesto) se van definitivamente.

IRO.- ¡Arsa la va, pero qué me dices! No nos caerá tal breva, no, tranquila; de repique de campanas, ni mijita. ¿Irse? Prohibido moverse sin consentimiento del baranda.

ITA.- Sólo digo que si así fuese, aun con mis dudas, dando por sentado que no encontrase a alguno de su cuerda, reitero aún más mis dudas, la situación devendría interesante, se abriría otra puerta, la de la tan ansiada moción de censura.

IRO.- Mira tú, no seas galga y corre menos. Aquí salen conejos de la chistera, mamelucos que aplauden previa genuflexión. Reina la ceguera, aquí se inspiró Saramago; se traga más que un sumidero. ¿Cuánto te apuestas que aparece uno con menos cultura que una liebre y carga con lo que no es suyo y ni le pertenece? Al tiempo, amigo Sancho.

ITA.- No lo dudo, aquí es de noche a pleno sol. Con Morfeo llevamos tiempo. A chino suenan términos como prevaricación, asumir responsabilidades, acatar… por el contrario se estila más el término bienhechor, sumisión… Ni siquiera la lección de Juan Pedro ha servido para enderezar entuertos.

IRO.- Lo mismo le da, que le da lo mismo, haga acto de presencia “lo de la callejina” que salga a la luz “lo del llano monjas”. Ni siquiera el PSOE hizo valer su autoridad, con darle la patá Charlot cumplió, como si con él no fuera, después de cuatro lustros y hartito de sopa boba puertoalbahaqueña y repápalos. Me voy a caga en…

Ramiro limpia su frente con un sudario, después su cuello y termina metiendo el paño entre la camiseta Abanderado de sisas y su pecho lobo; Rosita, ya sin sudadera, también en sisas, de camisola amarilla fluorescente, aprovecha para dar un trago de café torrefacto.

ITA.- Defeque, defeque, que corral tiene, y hágalo pensando en aquellos que han hecho posible que Contempopránea vuele. ¡Vivales!, es lo que abundan por estos lares.

IRO.- Me asombras con tu vocabulario. Los dineros vuelan y aquí no apoquina ni Dios. A buen seguro que éste también tendrá cuenta abierta en los ultramarinos.

ITA.-. La excelsa, la impar, la reina del chimpuneo… a hacer puñetas; el buen hacer del mago Agustín y su team… alegremente se desprecia; el pueblo pierde y ellos… “ni se coscan”. “Pa ‘coger” las de Villadiego uno por uno y quedarlos más solos que la una. ¡Anda y que les den!

IRO.- Me atraganto con las penas; lo que aquí se desprecia, otros lo añoran. Poco tardará en salirle novio y, como tú presagias, no a ellos sino a nosotros: que nos den por… matarile rile rile. Nuestra idiosincrasia, como lo de ser pelotas. ¿Queda ya algo por empeñar, Rosita?

ITA.- Sí, Sr. Ramiro, los propósitos; estos están libres de cargas y gravámenes, de momento,  pero no sólo de promesas se alimenta un pueblo. De esos y esas tuvimos a pares y divise el “Puerto de la Miseria” con qué alegría nos recibe.

IRO.- El cielo ayude que falta hace ante tanta desdicha. IPAL siempre presente y Píriz compareciente. Menos plática y más razón, a ser posible acompañada de buen jamón; más cultura y menos botellones, sin mierda alrededor. Y oso preguntar, ¿sería posible deshacer el trato y que lo votado no valiese” pa ‘ciento y un año”?

ITA.- Todo en su boca es canción. ¿Cómo piensa semejante desatino? De ahí su valía, del deber de tragar sapos y culebras. ¡C’est la democratie!

IRO.- Servidor, como el que no quiere la cosa, está “pa ‘reventá”, que si Doña Justicia para frenar desatinos (“¿pero dónde vas tú?”); que si quítate tú que me ponga yo al vertiginoso ritmo de “traga pueblo, traga”; para terminar con lo del “Luna, el del Fortín”, mando en plaza, ¡fiiirme!

ITA.- Lo mismo sufrimos la importancia del rábano… (En lo mejor se fue la conexión y se jodió).

_______________

Portada: Muestra de la “escabechina” que el “baranda”, con el apoyo de sus concejales, provocó en las Laderas, asoladas y destruidas en la actualidad.

Foto 2: El “par d ‘ellos”, como les llama Ramiro.