Press "Enter" to skip to content

Los dos bandos de Alburquerque

ANTONIO APARICIO

¡Qué pena de pueblo! Vs ¡QUE PENA DE PUEBLO!… Dos frases idénticas pero muy distintas dependiendo de quién las diga, o también la misma frase con dos lecturas desiguales, eso sí todos esperando a que suene la flauta, pero con distintas melodías. Imaginemos que hay dos bandos bien diferenciados (nunca diré de buenos y malos, eso jamás, mi Dios no me lo perdonaría): en un grupo están algunos que consienten, otros justifican, a otros les interesa, a algunos la situación se la trae al pairo… Eso sí son poquitos ya los que aplauden…Otros de este mismo grupo se colocan de perfil, bastante miran para otro lado (por favor no demos la espalda al problema), muchos ya están aburridos de siempre lo mismo, otros viven fuera y no saben por dónde van los tiros con las noticias que se dan de nuestro pueblo, y hay quienes buscan culpables en el bando que, como mínimo razona…Por favor no busquen en quien libremente escribe y comenta en Azagala; no, aquí no está la diana, apunten para otro sitio. A esa gente que se empecina a estas alturas de la película (esto ya parece un largometraje de aquellos que nos metía La 2 allá por los setenta), a los que dedican tiempo en buscar responsables en el otro bando personalmente les digo que lo busquen en los gobernantes porque no les va a ser difícil encontrarlos. Se pueden contar con los dedos de una mano y así y todo sobran algunas falanges.

EN EL OTRO BANDO estamos aquellos a los que realmente nos duele la situación del pueblo por otros motivos. Algunos lo hacemos por amor a lo nuestro, porque nos sentimos impotentes ante tanta intransigencia por parte de unos gobernantes ineptos y catastróficos en lo económico, los que no agachamos la cabeza tan fácilmente, los que tenemos una alta dosis de insumisión y gritamos “¡basta ya, hasta aquí hemos llegado!”. También estamos los que aguantamos como palos de punta porque la desesperación no la conocemos, ya que vamos sobrados de una vitamina llamada “resistencia”, los que queremos las cuentas claras y exigimos saber dónde se gastan nuestros impuestos y qué destino toma el dinero público que manejan los que gobiernan desde el ayuntamiento nuestro pueblo.

Y por último, y a título personal, creo que si en este nuestro pueblo existe tanto rencor-odio, ha sido porque el anterior alcalde quedó el campo bien abonado de dichos sustantivos…

MORALEJA: SÍ QUIEREN VIVIR UNA DEMOCRACIA MÁS REAL Y PARTICIPATIVA NO CONSIENTAN QUE ALBURQUERQUE SEA OTRA VEZ GOBERNADO POR EL MISMO RÉGIMEN. Un saludo y suerte.

______________

Portada: Paseo de las Laderas, actualmente destrozado, y que dividió también a los alburquerqueños, dado que los vadillistas, como todo, aplaudieron la decisión del ex alcalde.

Foto 2. Vadillo atacando al policía Juan Pedro Pulido, incluso en lo personal.