Press "Enter" to skip to content

USO Alburquerque informó hace 7 meses a Lemus y Vara de la situación de impagos en el ayuntamiento

El Delegado Sindical de USO en el ayuntamiento de Alburquerque envió hace 7 meses una carta a Rafael Lemus, secretario provincial del PSOE, en el que le explicaba la situación de impagos que se están sufriendo los trabajadores. Le explicó hace que, desde febrero de 2019, con Vadillo en la alcaldía, ya les adeudaban tres nóminas y le detallaba cuando habían cobrado cada mensualidad desde esa fecha hasta junio de 2020, siempre con retrasos. Además, le decía a Lemus que “desde los cargos superiores que ostentan, no podéis mirar hacia otro lado cuando pasan estas cosas, más aún cuando el partido que gobierna es el mismo que en la provincia de Badajoz”. Añadía la carta que no era entendible cómo “se pueden producir estos impagos cuando las partidas están contempladas en los presupuestos municipales”.

Raúl Molano, delegado sindical de USO, le comentaba a Lemus que “como puede ver, los pagos se producen de manera arbitraria, no sabiendo nunca cuándo se van a producir, con el consiguiente perjuicio” y termina diciéndole al máximo dirigente del PSOE en la provincia que “he solicitado por escrito varias reuniones para que se nos explique el porqué de los retrasos continuados en los pagos, no recibiendo respuesta”.

Pues bien, Lemus ni siquiera respondió al delegado de USO.

El mismo escrito se lo remitió al presidente de la Junta de Extremadura, Fernández Vara, y le contestó una secretaria asegurando que “no podían hacer nada” dado que era un problema del ayuntamiento.

Más tarde, envió la carta al presidente de la Diputación, Miguel Ángel Gallardo, quien afortunadamente ha sido el único en “coger el toro por los cuernos” al cesar en sus cargos a Murillo, quien, como ya informamos, ha desafiado al PSOE y se ha enrocado negándose a dejar el acta de diputada, por lo que previsiblemente será expulsada del partido.

Es evidente que ha tenido que poner en su riesgo su salud un trabajador honesto y valiente como Juan Pedro Pulido para remover conciencias en el PSOE y ya es un clamor, como leímos ayer en el HOY, la exigencia de que el partido rompa de una vez con rémoras como Vadillo y Murillo, y empiece de nuevo en Alburquerque.