Press "Enter" to skip to content

A mi manera

ANTONIO APARICIO

(Carta de agradecimiento a Antonio Rubio)

“Abusando de la generosidad de AZAGALA”… Rebobino… “Abusando de la generosidad de AZAGALA, y viendo que con un “párrafo” no podía hacerlo como me apetecía, hoy, con esta carta, hago lo que me viene en gana. Intentaré que no me salga una parrafada.

Gracias, tocayo, un montón de gracias. Tu halago lo comparto con todos los que formáis esa gran familia que tiene AZAGALA. Pero te diré: los que nos envolvemos con la bandera de la humildad, intentamos cruzar los lugares de puntillas; y si miras hacia arriba, apenas levantamos los pies del suelo; y si bajas la vista, verás cómo saltamos para no pisar los charcos, los cuales hoy en día suelen estar llenos de agua corrompida y de seguir así se pueden convertir en barro.

De esa virtud, tanto a ti como a mí, cuando éramos unos muchachos, nuestras madres más de dos lecciones nos dieron en aquellas largas noches de invierno, sentados al calor de aquellos sencillos braseros de picón, sin más que una triste camilla y una silla incómoda de esparto. Fuimos los cachorros que se amamantaron de aquel regusto agridulce que arrastraban aquellos años sesenta, y orgullosos de pertenecer a una generación que nada da por perdido. Porque si por algo se caracteriza esta tierra del terruño y del arado, no es por sus flores, sino por sus macheros y alcornoques. Algo tendremos de esto último porque brutos “semos”, pero también algo de nobles tenemos.

Un saludo y recuerdos para Ramiro y Rosita la portuguesa.

Impactos: 0