Press "Enter" to skip to content

Ayuntamientos de la comarca estimulan el comercio y la hostelería y aquí se les asfixia

Desde esta revista ya hablábamos hace unos meses de la necesidad imperiosa de que el ayuntamiento colabore para activar el consumo en Alburquerque, de forma que se estimule a los autónomos que están sufriendo una de sus peores crisis, pero también vaticinábamos que nuestro consistorio, dada su gestión ruinosa, no iba a poder ayudar ni a las pequeñas empresas ni a los comercios ni a los vecinos, algo que sí están haciendo con diversas medidas en los pueblos vecinos, especialmente San Vicente de Alcántara.

Ante esta situación, la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Alburquerque  (AECA) es la única esperanza para dar un impulso a la actividad económica necesaria para sobrevivir, y con ese objetivo han puesto en marcha dos campañas. En una, favorecen la ambientación medieval mediante un concurso que consiste en la decoración de los establecimientos con un premio de 50 euros en compras en los establecimientos asociados. Unas iniciativas similares se ha desarrollado en varias ocasiones en San Vicente, con premios importantes aportados por el ayuntamiento también para gastar en comercios de aquella localidad.

Asimismo, AECA ha tenido la excelente idea de promocionar productos destacados de la gastronomía local como el jamón y el queso.  Así, en los establecimientos de hostelería se servirán tablas de jamón o quesos de calidad a 8 euros y a 10 euros si se le suman dos cervezas.

Dos iniciativas humildes pero interesantes y necesarias, una vez que la asociación no cuenta con apoyo económico del consistorio. Recordemos que en San Vicente se han eliminado en principio hasta 2021 el pago de varias tasas municipales para favorecer al sector de la hostelería y restauración, como es el abono por terrazas y veladores. Asimismo, se ha eximido del pago del alquiler a bares de propiedad municipal, como el de la Báscula. También se suspenden los pagos de las cuotas en la escuela de música y el centro deportivo municipal Aquasierra, que cuenta con 621 socios. Además, se ha instalado una pantalla gigante para anunciarse gratuitamente los industriales de la localidad.

El alcalde de San Vicente, Andrés Hernáinz ya se ha comprometido a seguir tomando medidas y esta misma semana ha puesto en marcha una campaña en conjunto con la Asociación de Comercio Sanvicenteño, en la que se “recuerda que quien regenta los negocios son tus vecinos, sanvicenteños que estuvieron a nuestro lado en los momentos más complicados de la pandemia y que día a día luchan por la prosperidad de San Vicente de Alcántara”.  La campaña señala que hoy lunes “comienza una nueva semana para ellos. Volverán a abrir sus puertas bien temprano para poner a disposición de todos nosotros sus mejores productos con una atención cercana y personalizada, la que no podrás encontrar en otro sitio, y no podemos fallarles”.

En Valencia de Alcántara, La Codosera y Villar del Rey, sus ayuntamientos están también tomando medidas que favorezcan tanto a los vecinos como a los autónomos. Mientras, aquí no hemos escuchado ni una sola iniciativa del consistorio para estimular el consumo en Alburquerque, más bien lo contrario, se deben varios meses a los trabajadores municipales y no hay ni Aepsa, lo que va en contra precisamente de que muchos vecinos tengan dinero para el ocio y las compras y en ocasiones incluso para satisfacer las necesidades básicas. En todos los pueblos se están ejecutando proyectos del antiguo Per, mientras aquí no vienen fondos por las deudas con la Seguridad Social.

______________

Portada: Foto de la actual obra del Aepsa en San Vicente.

Fotos 2 y 3: Actividades de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Alburquerque.

 

Impactos: 0