Press "Enter" to skip to content

El precio del matadero hace inviable su venta y Murillo dice que el ayuntamiento “no tiene problema de dinero”

Solo con escuchar a la alcaldesa decir que, y reproducimos textualmente sus palabras, “el ayuntamiento no tiene problema de dinero, sino de tesorería”, da una idea del respeto y la consideración que tiene Murillo de la gente que la escucha. Porque sin con 11 millones de euros de deuda, alguien se cree las palabras de esta señora, es que tiene realmente pocas luces.

El pleno trascurrió según lo esperado. La alcaldesa respondió lo que le pareció a las preguntas que Ipal hizo hace dos meses y no dejó intervenir a Gutiérrez para replicarle. Así da gusto.

El punto fuerte del orden del día era la subasta del matadero, donde hay “truco o trato”, porque nadie puede creerse que alguien vaya a pagar 599.154 euros como mínimo por el mismo, dado que ese es el precio de salida y los interesados tienen que pujar de ahí para arriba. Un matadero sin sala de despiece, con problemas legales para su puesta en marcha, sale a subasta por seiscientos mil euros. Algo hay aquí que no encaja…

Se explicó que hay un plazo de 18 meses para su venta.

Gutiérrez dijo no entender que se llevara este punto como urgente cuando el tema lleva coleando entre 10 y 15 años, sin explicarse a la oposición y sin transparencia. Añadió que Ipal “no va a apoyar chanchullos ni trapicheos” y recordó que siempre se dijo que sería un matadero público para beneficio de los industriales de Alburquerque y de su comarca.

Aseguró que su grupo acaba de enterarse de que este matadero ha estado alquilado unos meses sin pasar por el pleno y preguntó por qué se cambia ahora del alquiler a venta. “Necesitan dinero fresco”, añadió, pero opinó que nadie aceptará pagar esa cantidad.

Por su parte, Murillo dijo que la licitación va a ser pública y que su explotación será importante para el sector empresarial.

En cuando a sus respuestas a las preguntas que no quiso contestar en mayo, Murillo criticó que aquí se formen a los policías y luego se vayan a otros pueblos; dijo que aún no han decidido si abrirán o no la piscina. “Estamos viendo si la abrimos o no”, señaló Murillo, y criticó a esta revista por publicar hace unas semanas que el ayuntamiento tenía la determinación de abrirla, cosa en la que nos ratificamos.

La alcaldesa dijo que “tienen la intención de terminar las obras de las Laderas y el cine”, paralizadas desde hace más de un año después de agotarse el dinero de las subvenciones. Volvió a decir que “están intentando resolver” el problema de la deuda con la Seguridad Social, que el ayuntamiento ayuda a los obreros agrícolas y a todos los que necesitan trabajo y que intentarán pagar las deudas con los trabajadores, así como con las empresas a las que deben dinero, como la de la que hizo la fuente de la plaza o la que ha instalado el césped artificial.

Gutiérrez pidió la palabra para intervenir, pero Murillo no le dejó. No en vano, ya quedó claro al principio de la sesión que “la que dirige el pleno soy YO”.

Ante esta situación, el portavoz de Ipal compareció ante los medios y parte de sus palabras pueden verlas en el siguiente vídeo:

Impactos: 0