Press "Enter" to skip to content

Murillo no tiene previsto repartir mascarillas entre los vecinos ni ayudar económicamente a salir de la crisis

A diferencia del resto de ayuntamientos de nuestra comarca, tanto el de San Vicente de Alcántara como el de La Codosera y Villar del Rey, el de Alburquerque no tiene previsto comprar mascarillas para repartir entre los vecinos de nuestro pueblo. En una pregunta que le hacía esta mañana Pablo Cordovilla en la RCA, la alcaldesa Marisa Murillo dijo que el ayuntamiento solo “está barajando mascarillas para los usuarios de las residencias de ancianos y probablemente para los beneficiarios de ayuda a domicilio”.

Esto quiere decir que ni siquiera tienen seguro si van a dotar de elementos de protección a los más vulnerables. El resto de vecinos, según se desprende de las palabras de la alcaldesa, no tenemos derecho a mascarillas, como sí se están repartiendo en el resto de pueblos de nuestra comarca y de Extremadura en general.

Cordovilla también le preguntó a Murillo si, como el resto de ayuntamientos, el de Alburquerque va a tomar medidas económicas para ayudar a vecinos, autónomos y trabajadores en general a afrontar la grave crisis que se avecina tras la crisis del coronavirus. En este sentido, la alcaldesa tampoco habló de ninguna ayuda, como la de eliminar tasas e impuestos a los ciudadanos y a los autónomos que han anunciado otros consistorios, sino que se limitó a decir que “tenemos que reconstruir el pueblo entre todos”, además de “retomar cualquier acción o propuestas para que nadie se quede en el camino”. Es decir, nada en concreto, solo palabras y palabras. Eso sí, dijo que “Ángel en la crisis de 2008 trató de que no se quedara nadie atrás y ayudar a la gente, y nosotros haremos igual”.

La alcaldesa tampoco respondió cuando el entrevistador le preguntó por la situación económica del ayuntamiento y ella se limitó a decir que en 2008 se mantuvieron los servicios municipales que otros ayuntamientos eliminaron. Nada de los trabajadores que no cobran sus sueldos ni del estado de abandono del pueblo en general y, por supuesto, nada de los grandiosos proyectos prometidos en la campaña electoral.

Marisa Murillo aprovechó finalmente para arremeter contra la emisora a la que acusó de mentir. En concreto dijo que “es la primera vez que la radio municipal se acerca a esta alcaldía para preguntarle directamente y últimamente se dio información de que no habíamos querido hablar de algo y eso es completamente falso”.

___________

Portada: Montaje presentado por Murillo y su antecesor en la campaña electoral de uno de los proyectos faraónicos prometidos, la playa de un kilómetro en Carrión.

Foto 2: La alcaldesa en el último pleno.

 

Impactos: 0