Press "Enter" to skip to content

Ipal denuncia censura y amenazas a la radio municipal

Ipal ha denunciado esta mañana la “censura y amenazas a un medio de comunicación público”, en concreto a la emisora de radio que tiene dos trabajadores.

El grupo independiente explica que la “semana pasada escuchamos en antena, por boca de uno de los presentadores de la radio municipal, cómo la señora alcaldesa le había impedido realizar una entrevista al director de las residencias de ancianos para preguntar por la situación de las mismas, imaginamos que por el tema del Covid-19”.

Más tarde, explica Ipal en su comunicado, “la alcaldesa, entendemos que movida por la mano oculta que todo lo maneja, aplaudió las amenazas de cierre de dicha emisora, que existe desde muchos años antes del feliz aterrizaje de esta señora en nuestro pueblo y justificó su propio acto de censura aludiendo a los dichosos bulos, tan recurrentes en la actualidad, señalando, además, que a quién tenía que preguntarse, única y exclusivamente, era a ella, pues según dijo es la única responsable de dichos centros”.

En este sentido, Ipal califica de “vergonzosa” esta actitud, porque la alcaldesa “no puede decidir quién es entrevistado y quién no”. “Que sepamos, añade el comunicado- estamos en un estado democrático donde hay libertad de expresión, tanto para preguntar como para responder”. “Usted ha hecho un claro ejercicio de CENSURA”, señala Ipal, y posteriormente pregunta. ¿Por qué no quiere que sea entrevistado el director de las residencias? ¿Temen algo? ¿Están ocultando algo o es que quiere acaparar todo el protagonismo exclusivamente para usted?”.  Este grupo independiente señala que “viendo cómo gestionaron el caso de sarna en una de las residencias hace unos meses, nos podemos esperar cualquier cosa”.

Ipal acusa a la alcaldesa de haber “traspasado una línea que separa a una sociedad libre, abierta, sin miedo, de otra oprimida, cerrada y donde la gente siente miedo a decir lo que piensa. Verdadero CACIQUISMO en pleno siglo XXI. Pero pierda cuidado, desde IPAL trabajaremos para volver a retomar la línea en sentido contrario al que ustedes, mediante amenazas, pretenden imponer a todos los vecinos que se salen del guion previamente establecido”. Además, apoyan a los trabajadores de la radio, quienes, comenta Ipal “lo hacen bastante bien, pues se están dejando la piel y trabajan a destajo, día y noche, a pesar de llevar varios meses sin cobrar sus nóminas”.

Este grupo independiente señala que “algunos se creen que público significa que pertenece a quien nos gobierna, cuando precisamente es todo lo contrario. Un medio público pertenece a todos y cada uno de los vecinos a los que está destinado, entre otras cosas porque somos los vecinos los que sostenemos, con nuestros impuestos, todos y cada uno de los servicios municipales; no los paga la señora alcaldesa de su bolsillo ni del bolsillo de ese vecino que se resiste desesperadamente a dejar de una vez por todas las riendas del poder”.

Impactos: 0