Press "Enter" to skip to content

Murillo y su gobierno, contra las cuerdas

Era muy esperado el pleno de ayer especialmente por dos motivos: comprobar qué pasaría con la plaza de asesor-portavoz de Ángel Vadillo y si Marisa Murillo contestaba a las preguntas de la oposición o si en esto también seguía ciegamente los pasos de su mentor.

Para lo primero había que votar si se estimaba la impugnación del PP sobre el nombramiento de Vadillo para tal cargo, y había miedo en los concejales por las consecuencias que podrían acarrear sus votos, debido a la advertencia de Víctor Píriz en el sentido de que denunciaría por presuntos delitos a quienes votaran hacer asesor a una persona, Ángel Vadillo, apartada de los cargos políticos por sentencia judicial. No en vano si consultamos el artículo 78 de la Ley de Bases de Régimen Local consta lo siguiente: 1. Los miembros de las Corporaciones locales están sujetos a responsabilidad civil y penal por los actos y omisiones realizados en el ejercicio de su cargo. 2. Son responsables de los acuerdos de las Corporaciones locales los miembros de las mismas que los hubiesen votado favorablemente.

Es por ello que en la redacción preparada por el secretario no consta en ningún momento que la plaza de asesor-portavoz fuera destinada a Ángel Vadillo y éste dijo desconocerlo, pese a que Marisa Murillo lo dijo en el pleno pasado y luego el ex alcalde convocó una rueda de prensa para decir que aceptaba el cargo.

Esto facilitó que, tras insistir Cipriano Robles en que lo que se votaba era la desestimación de la alegación y no la propuesta para que Vadillo fuera nombrado asesor-portavoz, los ediles socialistas votaran en el sentido de desestimar la impugnación. Eso sí, inmediatamente, Murillo aclaró que Vadillo no será asesor-portavoz porque él mismo no había aceptado el cargo debido a “este tipo de denuncias” y para evitar meter en problemas a los concejales. O lo que es lo mismo, estos no estaban dispuestos a meterse en problemas con la justicia, lo que es buena señal. Otra cosa es la alcaldesa, como máxima responsable de ciertas decisiones…

Antes se había informado de que la fuente de la “Saboría” ya era de titularidad pública, de parcelas para una explotación porcina y de aprovechamiento leñoso y de pizarras.

Luego llegó el turno de los ruegos y las preguntas. El portavoz de Ipal, Manuel Gutiérrez, habló en primer lugar de la desaparición de la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos, que Vadillo presentó en su día a bombo y platillo. El Equipo Directivo remitió un escrito a los padres explicándoles que no pueden continuar con las clases debido a que el ayuntamiento no está al corriente de los pagos del curso pasado.

Después, a la hora de las preguntas, Gutiérrez pidió a la alcaldesa irlas leyendo una a una, pero esta se lo negó y le dijo que las hiciera todas juntas. Cuando terminó, Murillo dijo que no había tenido tiempo de preparar las respuestas. Las preguntas se habían presentado el martes a las 10 de la mañana, es decir, con más de dos días de antelación que es el periodo que marca la ley.

En realidad la argumentación de Murillo es un insulto a la inteligencia, porque la mayoría de las preguntas se podían responder incluso en el mismo momento, sin haberlas presentado con antelación. Por ejemplo: ¿cuándo y de qué manera se va a pagar a los trabajadores?, ¿están cobrando los cargos políticos y el personal de confianza?, ¿es cierto que están planteando hacer un ERE para prescindir de parte de la plantilla?, ¿es cierto que Vadillo preside extraoficialmente las comisiones de gobierno?, ¿por qué cortó Iberdrola la luz en el recinto donde se estaba pasando la ITV?, ¿por qué estuvo a punto de suspenderse la corrida de toros de la feria?, ¿qué se va a hacer con las Laderas y en el cine La Torre una vez que se ha agotado el dinero y no se han terminado las obras? ¿se ha pagado a las empresas que asfaltaron las calles con los 100.000 euros que recibió el ayuntamiento para ello?, ¿se están pagando las mensualidades por el alquiler de la residencia de ancianos?…

Es evidente que no respondió porque quiere ocultar toda esa información. Murillo dijo que, tal y como exige la ley, las contestará en el pleno de dentro de dos meses… Pero, como señaló Gutiérrez, aún están esperando respuestas a preguntas realizadas en plenos de cuando Vadillo era alcalde.

Al final, Gutiérrez habló ante los medios de comunicación y advirtió de que es el momento de recurrir a la justicia. Parte de su intervención pueden escucharla pinchando en el enlace de abajo. Más tarde publicaremos las palabras de Víctor Píriz, estas ya de mayor gravedad en cuando anuncia ya decisiones de la justicia y nuevas denuncias.

En poco tiempo, Murillo y su gobierno están contra las cuerdas: es la herencia de Vadillo, al que tanto y tanto alaba la alcaldesa. Y eso que los trabajadores siguen, increíblemente, sin movilizarse…

 

Impactos: 0