Press "Enter" to skip to content

Hombre y mujer trabajando

Por AURELIANO SÁINZ

En la semana pasada presenté Mujer y hombre trabajando, que era el resumen de los resultados de la primera parte de la investigación en la que pretendía conocer qué ideas tienen los escolares acerca del trabajo de los adultos, de modo que, tal como indiqué, se les planteaba que dibujaran en una hoja blanca a un hombre y a una mujer trabajando.

Entonces veíamos cómo expresaban las niñas las ideas que tenían sobre esta cuestión. Ahora, en esta segunda entrega, presentaré un conjunto de dibujos realizados por los niños, de modo que podamos comprobar qué trabajos asignan a su propio sexo y el que lo hacen con respecto al género femenino.

Lógicamente, de los 300 dibujos recogidos, tengo que hacer una selección que sea lo más representativa posible de la diversidad de respuestas dadas gráficamente.

Comienzo, pues, con el dibujo que realizó un niño de 8 años y que nos sirve de portada. Puesto que era diestro, comenzó por el lado izquierdo, de modo similar a la dirección de nuestra escritura, que va de la izquierda a la derecha. Ahí vemos, tal como nos indicó a un cantante de rock, pues es lo que él quería ser de mayor. Una vez que acabó la figura masculina, pasó al otro lado en el que dibuja a una mujer sin que le asignara ninguna tarea. Al preguntarle qué estaba haciendo, no supo concretar.

En las edades más pequeñas, caso de Luis, un niño de 6 años que se encuentra en el primer curso de Primaria, suelen acudir a lo que saben del padre y de la madre como referencias del trabajo masculino y femenino. Así, cuando nos entregó su dibujo, nos indicó que primero había trazado a un hombre trabajando en la construcción, caso de su padre, y, después, había representado a una mujer que lo hacía en la oficina, que era la actividad de su madre.

Quisiera apuntar que, en este tipo de trabajo que se les propone en la clase, niños y niñas suelen dibujar en primer lugar a un personaje de su propio sexo, ya que ello supone una proyección de su identidad de género. Esta es la razón por la que todos los chicos comenzaron por una figura masculina.

Por otro lado, Luis entiende que tanto el hombre como la mujer trabajan fuera de casa: uno, en un trabajo que exige mayor fuerza física y, el otro, con mayores destrezas en el ámbito administrativo.

Este tercer dibujo puede resultar un tanto sorprendente, pues lo realizó Manuel, un niño de 8 años que padece el Síndrome de Asperger, es decir, presenta un conjunto de características mentales y conductuales relacionadas con el espectro autista. Lo cierto es que niños y niñas afectados por este síndrome tienen problemas de interacción social y comunicativa con los demás; sin embargo, no se aprecian deficiencias en el desarrollo del lenguaje, y, como podemos ver por el dibujo, mantienen altas sus capacidades gráficas.

Manuel, en la izquierda, imagina que el trabajo de un hombre se corresponde con el de un astronauta que ha llegado a la luna; y, en la derecha, el femenino con el de una mujer que trabaja en la construcción.

Tengo que apuntar que resultó difícil obtener una explicación de las razones por las cuales acudió a estos dos tipos de trabajos, pues, como apunto, uno de los problemas que presentan los niños con Síndrome de Asperger son sus dificultades de comunicación con aquellos que les rodean, ya que su mundo está muy interiorizado, con dificultades para que ellos sean capaces de ponerse en el lugar de otros.

Avanzamos en edad, de modo que el cuarto trabajo seleccionado corresponde a un alumno de 9 años que se encuentra en cuarto curso de Primaria. En este caso, acude a una escena doméstica, que me imagino es la expresión de lo que vive en su casa. De nuevo, comprobamos que comienza en la izquierda con a un hombre cocinando y, al pasar al lado derecho, plasma a una mujer barriendo.

Entendemos que el autor ha tomado los modelos que les ofrecen su padre y su madre, dado que no acude a profesiones o trabajos que se desarrollan fuera del hogar, sino que toma como referentes de la propuesta de “un hombre trabajando, una mujer trabajando” lo que realizan sus padres en casa. Así pues, el trabajo del hogar se repartido, lo que nos acerca a un nuevo modelo igualitario de entender las funciones en el seno de la familia.

A medida que se avanza en edad, las referencias del hogar en el que se vive dejan paso a trabajos que se llevan a cabo fuera del mismo. De este modo, nos encontramos con empleos y profesiones que, en cierta medida, reflejan las expectativas que tienen niños y niñas en función de los niveles económicos y sociales de sus padres.

En este caso, nos encontramos con un dibujo de un chico de 10 años que estudia en quinto curso de Primaria. Vemos que comienza en la izquierda con un personaje masculino que trabaja en el servicio de limpieza municipal de Córdoba, de ahí que en el camión escriba el nombre del servicio de limpieza municipal. Una vez que acabó la parte izquierda, acudió a trazar la escena de la derecha, de modo que representa a una figura femenina que ejerce de policía municipal ordenando la circulación.

Este tipo de respuesta acerca de trabajos fuera del hogar ha sido bastante común en los alumnos a partir de diez años, o, lo que es lo mismo, de quinto de Primaria.

Pasamos al dibujo de Antonio, un chico de 11 años que se encontraba en el último curso de Primaria. En primer lugar, elabora la escena de la izquierda con un personaje masculino que trabaja en la jardinería. Acabada la misma, en el lado derecho vemos que plasma una figura femenina que lo hace en la construcción.

En este caso, parece que es la mujer la que realiza una actividad físicamente más difícil, pero esto es algo que, curiosamente, aparecen en bastantes dibujos que entregaron los chicos que participaron en esta experiencia, por lo que podemos afirmar que las imágenes tradicionales de los trabajos asociados a los ámbitos masculino y femenino están cambiando en los actuales escolares.

Cierro con el dibujo de José Manuel, chico que se encuentra en sexto curso de Primaria. En este caso, ya es consciente de que para llegar a ciertas profesiones es necesario estudiar bastante, por lo que acude a dibujar, en primer lugar, a una imagen masculina de modo que representa a un médico que está mirando unas radiografías. Una vez acabado el dibujo de la profesión que a él le gusta, pasa al lado derecho en el que representa el trabajo femenino por medio de la imagen de una secretaria, profesión que es la que atribuye a la mujer.

 

Impactos: 0