Press "Enter" to skip to content

Empiezan a recibir a vecinos para, según el alcalde, librarles del pago de la basura

Ayer comenzó el ayuntamiento a recibir a personas empadronadas en Alburquerque para, según el alcalde, prepararles los documentos con el fin de que sea el consistorio quien pague los recibos de la basura. Para ello, ha alquilado una oficina y contratado a dos personas que rellenan la documentación.

A lo largo de la mañana no hubo colas de consideración, pero sí cerca de 20 de personas esperando en la puerta. Primero hay que recoger un número dentro del ayuntamiento y después ir a la otra oficina ubicada en la calle San Mateo.

Según nos cuenta uno de quienes estuvieron ayer en el consistorio, el propio alcalde recibió a algunos que iban con sus cartas del OAR para abrazarles y hablar con ellos.

El caso es que, como ya hemos informado, es imposible que el ayuntamiento abone los recibos de todos los empadronados por varias cuestiones que apuntamos:

1-Según el plan de ajuste que firmó Ángel Vadillo y que ha ocultado durante todo un año para que el pueblo no lo supiera, con el fin de recibir los 3,6 millones de euros con los que liquidar deudas, el ayuntamiento se ha comprometido a subir impuestos y a suprimir la exención de aquella tasa que no pagábamos los alburquerqueños, o sea, que a partir de ahora tenemos que abonar la basura, el único del que estábamos exentos y que nos subirán el IBI o cualquier otro. Esto quiere decir que, si no cumple las condiciones comprometidas en el préstamo, intervendría Hacienda y el propio banco.

Hemos de tener en cuenta que, según el plan de ajuste firmado por Ángel Vadillo, esta situación de subida de impuestos y el pago de la basura, debe mantenerse durante 10 años, esto es, hasta 2027.

2-El ayuntamiento no tiene dinero con el que abonar la basura de todos los empadronados y solo quiere ganar tiempo hasta después de las elecciones. Y, si no se pagan los recibos, vendrán con recargo a los vecinos del pueblo.

3-Al ritmo que van recibiendo a la gente en la oficina dispuesta por el ayuntamiento no daría tiempo para atender ni a la mitad de los empadronados, dado que en diciembre el OAR cobra, por indicación de nuestro consistorio, el primer recibo. Los otros tres recibos del año 2018 nos los cobran en febrero, marzo y mayo.

4-Si el ayuntamiento tuviera interés en pagar la basura a todos los vecinos, habría enviado el padrón actualizado al OAR e indicado que no se le pasara el recibo a ninguno de los que aparecen en dicho padrón. Así se habrían evitado molestias a los alburquerqueños.

5-El hecho de discriminar a los alburquerqueños que viven fuera no solo es un acto humillante y vergonzoso, impropio de un alcalde democrático, sino que puede ser objeto de recursos.

Cualquier alburquerqueño, empadronado o no, puede pedir cita en el teléfono del OAR número 900 210721, y allí les explicarán los pormenores del impuesto que nos va a cobrar el ayuntamiento por una pésima gestión económica. Así podrán comprobar la reacción de incredulidad de los funcionarios de este organismo de la Diputación.

_____________________

FOTO DE PORTADA: Gente esperando en la puerta y frente de la oficina abierta por el ayuntamiento.

 

Impactos: 0