Press "Enter" to skip to content

Ipal dice que Vadillo abraza a los emigrantes en verano y los discrimina ahora

El grupo Independientes por Alburquerque ha lanzado su séptimo capítulo de la serie dedicada a nuestro alcalde con el título “Donde dije digo, digo Diego”. En esta ocasión, lo dedican a la distinción que hace Vadillo entre emigrantes y vecinos con el fin de que unos paguen la basura y otros no. El escrito de IPAL dice los siguiente:

“Con motivo de la celebración del Día de los Emigrantes, el 15 de Agosto de 2018 se publica la siguiente noticia: “El restaurante Machaco ha acogido hoy el vino de honor a los emigrantes, un evento que cada año organiza el Ayto. de Alburquerque con la intención de mostrar la complicidad y cercanía del pueblo a todas aquellas personas que viven en otros puntos de España y no olvidan sus raíces. En la cita hemos podido ver a miembros de la corporación local encabezados por el alcalde Ángel Vadillo. También ha habido representación del IPAL y PP con sus concejales. Ángel ha agradecido la presencia de todos los asistentes y ha afirmado que es un honor que estén aquí; “Para mí sois vecinos de Alburquerque, por eso he tratado de mantener vivo ese fuego de reconocimiento”.

El alcalde dijo que Alburquerque se completa cuando los emigrantes están aquí y terminó expresando de nuevo su gratitud: “Aquí siempre seréis bien recibidos”.

Pues bien, tan solo dos meses después de agasajar, abrazar y besar uno por uno a nuestros paisanos que viven fuera del pueblo por razones de la vida y del trabajo que aquí no tuvieron, nuestro alcalde se desdice, sin ningún tipo de escrúpulos, de todo lo anterior y, con motivo de la implementación de la nueva tasa de basura, se les priva vergonzosamente, en la práctica, de su condición de hijos del pueblo y se les carga en exclusiva la obligación de pagar el pato de los costes de este servicio municipal del que hasta ahora estábamos exentos todos los alburquerqueños sin ningún tipo de distinción, como beneficiarios universales de los bienes comunales. Así, en los últimos días el alcalde ha informado al respecto que habrá una persona en el Ayuntamiento que se encargará de ayudar a rellenar la documentación a los ciudadanos para “poder depurar quienes son los beneficiarios de esta ayuda, en qué inmuebles y en qué condiciones”. Ángel ha puntualizado que “los bienes comunales hablan de vecinos” y en este sentido ha declarado que solo son vecinos aquellos que estén empadronados en la localidad. El resto tendrá que pagar su impuesto.

En definitiva: “La pela es la pela y el voto es el voto”

Impactos: 0