Press "Enter" to skip to content

Ipal denuncia la ruina del patrimonio de Alburquerque

En el año 1995, miembros de IU de Alburquerque advirtieron de que se había abierto una grieta en el puente romano de Guadarranque, pero en estos casi 25 años no se han realizado labores de rehabilitación para evitar que esa imponente obra sea ya solo historia de Alburquerque, porque ya no tiene remedio.

Este puente, principal reclamo turístico de la ruta de los infantes de Aragón y principal legado de la cultura romana en la localidad, se ha derrumbado en su mayor parte y ya es imposible su reparación.

Estamos ante uno de los casos de desidia y abandono total del patrimonio de Alburquerque que denunció ayer el grupo IPAL, porque, si en el puente de Guadarranque se hubiera actuado cuando se avisó de su estado al ayuntamiento que preside Ángel Vadillo, hoy tendríamos esa joya patrimonial en perfecto estado. Y no será por falta de promesas: nuestro alcalde lleva desde el año 2003 prometiendo en todos sus programas electorales, la restauración del histórico puente.

Además de este caso, Ipal ha denunciado el estado de otros bienes patrimoniales de nuestra villa, como el propio castillo, que se nos cae a trozos y, o se actúa pronto y con una buena inversión, o lo veremos en unos años como el puente de Guadarranque.

Ipal recuerda que hace unos días, Vadillo alcalde habló de cómo estaba el patrimonio en Alburquerque hace décadas y cómo está ahora, asegurando que “la imagen deteriorada del castillo se mejoró en los últimos 25 años gracias a los fondos destinados para la recuperación del patrimonio y que, según él, entre 1995 y 1998 el ayuntamiento invirtió casi dos millones de euros en la fortaleza y su entorno”. Con su discurso, “cargado de propaganda y autobombo, como suele ser la norma habitual, según IPAL, “el Sr. Alcalde pretendió falsear, tergivesar y ocultar la triste realidad que actualmente vienen padeciendo nuestros monumentos más importantes, sometidos desde hace tiempo a la desidia y el abandono por parte de nuestras autoridades”.

IPAL recuerda que se enterraron muchos millones de euros en las obras de la hospedería (más de 5 millones), que se podrían haber utilizado para restaurar las murallas del castillo, algunas con boquetes de cinco metros de diámetro.

En este sentido, Adepa propuso en su día construir la hospedería en el convento de San Francisco, que habría sido mucho más económico, y habría sobrado dinero del presupuesto para rehabilitar el castillo, pero nuestro alcalde, a pesar de que la Junta de Extremadura estaba dispuesta a estudiar el proyecto en el convento, se negó en rotundo y se empeñó en enterrar esos millones de euros en los baluartes. En esta misma revista publicamos en reportajes hace 5 años de todos los muros y murallas del castillo que necesitaban una urgente intervención, pero nuestro ayuntamiento hizo oídos sordos.

Según IPAL , el “mantenimiento y las necesarias restauraciones que se venían haciendo con cierta normalidad en el castillo llevan varios años sin hacerse, provocando un lamentable estado, difícil de recordar en tiempos anteriores, y que si nadie pone remedio y la gente no toma conciencia en un tema tan importante como este, nos encontraremos con que nuestro principal activo patrimonial y nuestro reclamo turístico más importante se irá deteriorando poco a poco, para sonrojo de propios y extraños”.

Finalmente, IPAL recuerda también cómo se encuentra el castillo de Azagala, cuya restauración también ha prometido Ángel Vadillo en cuatro programas electorales.

_______________________

FOTO DE PORTADA. Puente de Guadarranque, en 1995, cuando IU advirtió al gobierno que presidía Ángel Vadillo de una grieta en el mismo. Y ese mismo puente, en 2015, ya derrumbado en gran parte. Actualmente aún se encuentra en peores condiciones.

FOTO 3: Boquete de varios metros en una de las torres centrales del castillo.

Impactos: 0