Press "Enter" to skip to content

El ayuntamiento quiere reabrir la piscina climatizada unos meses antes de las elecciones

Todo es posible en Alburquerque unos meses antes de las elecciones. Recordemos que, en 2015, un par de meses antes de los “votos”, el ayuntamiento abrió incluso una oficina para que se apuntaran quienes quisieran un terreno a precio de ganga en un solar, frente al restaurante El Rodeo, que Vadillo dijo tener expropiado y listo para construir 120 viviendas. Se apuntaron más de 200 personas. No ha vuelto a decir nada cuatro años después. Tal vez ahora vuelva con el asunto. Todo vale, incluso jugar con las necesidades y las ilusiones de la gente que requiere un hogar donde vivir.

Pues bien, ahora, nuestro ayuntamiento está dispuesto a abrir la piscina climatizada unos meses antes de las elecciones, a principios del año que viene, aunque después tenga que volver a cerrarla por no poder mantenerla.

La piscina cerró hace más de seis años, en concreto en mayo de 2012, cuando Vadillo reconoció que era una ruina, pero es que la situación económica actual del consistorio es aún mucho peor que en aquel año.

Esta obra trajo cola desde el principio, tanto que no se pagó y el Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Badajoz condenó al Ayuntamiento de Alburquerque en julio de 2009 a pagar 178.261 euros a la empresa Eléctricos Vázquez por las obras de climatización de la piscina cubierta. Además de esa cantidad, debería abonar los intereses de demora que correspondían.

Eléctricos Vázquez, una pequeña empresa se vio obligada a cerrar y despedir a sus trabajadores, y gran parte de la culpa la tuvo nuestro ayuntamiento. La empresa reclamó el 27 de junio de 2006 que el ayuntamiento no le había pagado sus trabajos de climatización, depuración e iluminación de la piscina. El presupuesto, según la información publicada por el periódico HOY, era de 198.801 euros. De esa cantidad, la Diputación de Badajoz ponía una parte procedente de los planes provinciales de obras. Sin embargo, el ayuntamiento no pagó ni un solo euro de lo que le correspondía.

La juez que dictó la sentencia afirmó que la documentación acreditaba la deuda y condenó al Ayuntamiento a abonarla, más los intereses correspondientes hasta que se produzca el pago efectivo.

Al final, se pagó tres años después de la sentencia gracias al dinero del plan de pago a proveedores que sacó el gobierno popular en el año 2012. Entonces, el ayuntamiento de Alburquerque fue el que más facturas sin pagar presentó de toda Extremadura, un total de 847, entre ellas las de Eléctricos Vázquez. Más de dos millones de euros en deudas con empresas se pagaron con ese dinero del Estado.

En los últimos años, muchos alburquerqueños marchaban a San Vicente, donde existe una piscina climatizada que funciona desde hace seis años. Ahora, unos meses antes de las elecciones, si se cumplen las intenciones de Ángel Vadillo, podrán volver a bañarse en la de Alburquerque, aunque sea por unos mesitos. Y nos quedarán por ver otros proyectos que, de pronto, vuelven a aparecer, y nuevas promesas que caen en saco roto. Así llevamos ya muchos años.

______________________

FOTO 1: Competición en la piscina climatizada cuando estuvo abierta.

FOTO 2: Vadillo prometiendo su cargo.

Impactos: 0