Press "Enter" to skip to content

Una orquesta que actuó en la feria de 2014 denuncia al ayuntamiento porque aún no le ha pagado

Ángel Vadillo nunca ha ocultado su intención, manifestada incluso explícitamente hace unos años, de que el ayuntamiento se quede con la organización de Contempopránea, algo que desde AZAGALA siempre hemos considerado que sería el fin del festival, porque todas las empresas privadas en cuya gestión ha intervenido este alcalde han sido ruinosas. Sin ir más lejos, Ipal desvelaba en el pleno de ayer la deuda del consistorio con una humilde orquesta de verbena que actuó en la feria de septiembre de 2014, cuyos integrantes han reclamado una y otra vez el pago y, al final, han tenido que recurrir a la justicia para cobrar mil euros que costó su actuación. Si no es capaz de pagar esta cantidad, cómo va a abonar a los grupos de Contempopránea que cuestan más de 150.000 euros.

Pero el pleno estuvo marcado una vez más por la estrategia de Vadillo de levantar la sesión para no responder a las preguntas más comprometidas de la oposición. Hemos indicado muchas veces que con esta actitud nuestro alcalde incumple la ley de Régimen Local, pero como se cree impune porque nadie recurre a la justicia ante las múltiples irregularidades e incumplimientos de las normas y leyes, y cuando se le sentencia judicialmente ni siquiera le hacen cumplir la condena, pues ahí sigue… Tan pancho y, como dice mucha gente ya: ¡aquí no pasa naaaaaa!  El alcalde está en su derecho de impedir el debate en los plenos, algo que no se hace en ninguna parte, y puede llamar al orden e incluso expulsar a quien le replica, pero en ningún caso puede levantar la sesión sin responder a temas importantes para los vecinos. Y el problema es que quiere ocultar todo aquello que está mal, pero son tantas y tantas cosas que es imposible poner puertas al campo.

Así, Ángel Vadillo no respondió a preguntas como “¿si la obra en el parque de la Plaza de Abastos que, en rueda de prensa y a bombo y platillo, anunció que la remodelaría entera, incluyendo las calles adyacentes y San Francisco, han finalizado ya?, ¿cuántas facturas como la de la orquesta de la feria hay sin pagar?, ¿cuál es la razón por la que sigue sin abrirse el Centro de Recogida de Escombros que está terminado hace varios años y que es muy necesario para los usuarios de la localidad?, ¿si el campo de fútbol va a tener césped artificial el año que viene como se comprometió el alcalde en su programa electoral? , ¿número de contratos que se van a hacer con los 201. 000 € del nuevo Plan de Empleo Experiencia y número de contratos que se hicieron con ese mismo plan el año pasado?, y ¿por qué su habitual sistema para la contratación de empleados, en el que no se respetan los principios de igualdad, publicidad, mérito y capacidad, se ha incrementado con gran notoriedad según se acercan las elecciones municipales?

Ángel Vadillo tampoco respondió a las preguntas que tenía pendientes de la anterior sesión ordinaria, sobre los cortes de luz por la deuda con Iberdrola; la “falsificación de acuerdos de pleno para solicitar un préstamo de 3,6 millones de euros”; el hecho de que Alburquerque se haya quedado sin PER en el ejercicio 2017/18, lo que supone la pérdida de más de 300.000 euros y 5.000 peonadas; o la “desviación de importantes cantidades de dinero público” del Per en obras justificadas por el ayuntamiento como finalizadas y, sin embargo, no realizadas según se averiguó por inspecciones de Trabajo.  En todas ellas, Ipal terminaba indicando si esos hechos eran suficiente graves para que el alcalde se planteara su dimisión, y fue a esto a lo que se aferró Vadillo para no responder, argumentando que en realidad era solo una pregunta y su respuesta es que no piensa dimitir.

Vadillo sí respondió a la pregunta de por qué se han contratado a dos alguaciles para ejercer de facto como agentes de policía local y dijo que lo ha hecho “por la situación complicada para sustituir a la policía local”, y se mostró indignado porque no pueda tener el ayuntamiento una bolsa de policías cuando podría contratar a muchos y generar puestos de trabajo”. También respondió a cómo cree el alcalde que afectará al ayuntamiento y al pueblo la deuda de 7,4 millones de euros con los bancos. Vadillo culpó a Ipal de fijarse en los datos negativos y no en aquellos como su cumplimiento de la estabilidad presupuestaria y la regla de gasto.

Llegó un momento del pleno, precisamente cuando tenía que responder a las preguntas más graves, en que el alcalde comenzó a repetir insistentemente que le interrumpían, porque era evidente su deseo de levantar la sesión. En concreto dijo que él había facilitado siempre la documentación que le había pedido la oposición y Gutiérrez replicó que ni una sola vez, y a partir de ahí, Vadillo ya no paró de decir una y otra vez que le interrumpían y, sin advertir ni llamar al orden al portavoz de Ipal, levantó la sesión.

Era muy sugerente y clarificadora la imagen, que también ocurrió en el último pleno en que Vadillo lo dio ilegalmente por finalizado, de la interventora y el secretario accidental permaneciendo en sus puestos, mientras el alcalde se largaba y abandonaba la sala. Una vez más.

En los rostros de algunos de sus concejales, sobre todo los que dan la cara día tras día en el ayuntamiento, vimos ya la contrariedad por la actitud de su jefe de fila.

_________________________-

FOTO 1: Baile de las fiestas patronales de 2014

FOTO 2: Vadillo y Murillo abandonando el pleno de ayer, mientras los ediles de la oposición siguen sentados, como también hicieron la interventora y el secretario accidental,

Impactos: 0